Plan de energía eólica marina mundial abarcará superficie del tamaño de Italia

La conciencia por cuidar el medioambiente y mitigar efectos del cambio climático parece tener un fuerte impulso en el sector marítimo. Así al menos lo reflejan los planes de crecimiento de la energía eólica marina la que será una fuerza impulsora clave detrás de un aumento de nueve veces en la demanda de espacio oceánico para mediados de siglo, según el informe denominado «Ocean’s Future to 2050», desarrollado por DNV.

El estudio mostró que para mediados de siglo, la energía eólica marina requerirá un espacio oceánico equivalente a la masa terrestre de Italia. El crecimiento será particularmente pronunciado en regiones con largas costas y actualmente tienen una baja penetración de la energía eólica marina. La demanda de espacio oceánico crecerá cincuenta veces en el subcontinente indio y treinta veces en América del Norte y Oriente Medio. En todas las demás regiones, la demanda de espacio marino debería crecer entre cinco y ocho veces.

Específicamente, DNV pronosticó que en 2050, 368,000 kilómetros cuadrados de superficie oceánica estarán ocupados por infraestructura para la producción de energía y alimentos, en comparación con aproximadamente 40,000 kilómetros cuadrados en 2018. Este aumento en la demanda de espacio oceánico sugiere el tremendo desafío para la planificación espacial marina en algunas partes del mundo.

Un aumento significativo en la capacidad eólica marina instalada para 2050 requerirá más de 300,000 kilómetros cuadrados de espacio oceánico (Italia tiene 301,340 kilómetros cuadrados). La energía eólica marina fija ocupará el 85% de esta área, mientras que los parques eólicos flotantes ocuparán un área de alrededor de 45,000 kilómetros cuadrados en 2050.

Según DNV, a mediados de siglo, los parques eólicos marinos requerirán un área un 30% más grande que el área ocupada por las concesiones de petróleo y gas en alta mar a nivel mundial. El sector del petróleo y el gas ocupa actualmente la mayor área del océano en comparación con otros tipos de producción de energía oceánica. Las instalaciones de petróleo y gas en alta mar ocupan 7.000 kilómetros cuadrados de espacio oceánico en la actualidad, y las concesiones cubren casi 50 veces más.

En definitiva, sus trayectorias son similares, con un máximo de demanda a principios de la década de 2030 y el uso del área que regresa a los niveles de 1990 para 2050.

Relacionada: Inversión: Energía eólica marina, US$ 109 mil millones durante 10 años