Inteligencia logística optimizó resultados de la última milla

Por todos es conocido que la aparición de la Covid-19, motivó medidas extremas a nivel mundial. Los confinamientos y las restricciones de movilidad y funcionamiento físico de tiendas, dieron paso a un crecimiento explosivo del comercio electrónico en 2020, y 2021. Por eso, cada vez son más las empresas que están trabajando en mejorar sus entregas de última milla con el objetivo de fidelizar a sus clientes.

En las reuniones estratégicas, tanto de pequeñas y medianas empresas (Pymes) como de grandes compañías, la inteligencia logística suena cada vez con más frecuencia como una de las soluciones más eficientes para mejorar las entregas. Necesidad que se hace prioritaria ante un evento que en el 2020 logró ventas online por un total de más de 36.000 millones de pesos, de acuerdo con un reporte de la Asociación Mexicana de Ventas Online (AMVO).

Este alto incremento en las ventas produce por efecto una importante alza en la actividad logística, sector que debe prepararse de cara a lo que ocurrirá este año con un modelo de venta híbrida- online y en tienda.  “Se espera que este 2021 el número de entregas presente un aumento importante con respecto a los datos recabados durante el año pasado», comentó Álvaro Echeverría, CEO de SimpliRoute.

Es por esto, que las empresas deben reforzar sus procesos logísticos durante estas fechas para evitar que el cliente final se lleve una mala experiencia de compra. El mismo informe de AMVO señala que, entre los compradores, un 9% devolvió su producto argumentando daños en el mismo o dificultades en el proceso de recepción.

Echeverría señaló al respecto que, “toda la cadena debe estar bien comunicada y funcionar de manera organizada, desde bodega hasta el repartidor final. En estos casos el uso de tecnologías -como la inteligencia logística- ayuda a disminuir los tiempos y mejorar la eficiencia de los procesos, permitiendo una mejor coordinación en días donde las ventas se disparan”.

Agregó que “A través del procesamiento de datos y la Inteligencia Artificial, es posible optimizar hasta el 30% de los costos logísticos totales relacionados con las entregas, ahorrar hasta el 80% del tiempo que las personas dedican a planificar rutas, y reducir en un 10% la flota necesaria para hacer esas entregas”.

La inteligencia logística permite agilizar varios pasos de la última milla, logrando, en consecuencia, la satisfacción del cliente y su posterior fidelización. En concreto, los operadores deben poner particular atención a ciertos factores que hacen eficientes su labor.

  1. Optimización de las rutas: elegir el camino más eficiente para los conductores.

2. Monitoreo en vivo de las entregas en curso: el seguimiento de los vehículos y su recorrido permite estar al tanto y comunicado en caso de contingencias.

3. Visibilidad en línea para los clientes: esta herramienta les permitirá saber en cualquier momento la ubicación de sus pedidos, reduciendo la incertidumbre sobre el horario de llegada.

Relacionada: La última milla potencia el impacto del Quick Commerce