Volvo y Daimler acuerdan colaborar en transporte terrestre sostenible

Para lograr un continente Europeo con un transporte más sostenible y carbono neutral para 2050 según las metas del Green Deal, dos compañías líderes en la industria de los camiones, Daimler Truck y Volvo Group, han firmado un acuerdo preliminar no vinculante para establecer un nuevo joint venture.

Volvo y Daimler acuerdan colaborar en transporte terrestre sostenible / Foto: Daimler Trucks

La intención es desarrollar, producir y comercializar sistemas de pila de combustible para aplicaciones en vehículos pesados y otros casos de uso ha explicado Daimler en un comunicado.

El fabricante busca consolidar sus actividades ya iniciadas en células de combustible, mientras Volvo adquirirá el 50% de la colaboración y aportará unos 600.000 euros.

Martin Darum, presidente de la junta directiva de Daimler Trucks, dijo que “las pilas de combustible son una respuesta importante y una tecnología donde hemos desarrollado un conocimiento significativo”. A este respecto, en el transcurso de las dos últimas décadas Mercedes-Benz ya ha trabajado en el desarrollo de células de combustible.

Relacionadas: Camiones eléctricos y el futuro del transporte en el marco de la logística verde

Martin Lundstedt, el presidente y director general de Volvo Group, Martin agregó “la electrificación en el transporte por carretera es un elemento clave para alcanzar las metas del Green Deal”.

Sostuvo además que “Utilizar el hidrógeno para propulsar camiones en operaciones de larga distancia es una parte importante del puzzle, y un complemento a la batería de vehículos eléctricos y combustibles renovables”. Y que también “combinar la experiencia de Volvo y Daimler en esta área para acelerar el índice de desarrollo es bueno tanto para nuestros consumidores como para la sociedad”.

Mediante esta colaboración, el directivo de Volvo Group ha destacado que “estamos claramente demostrando que creemos en las células de combustible de hidrógeno para vehículos comerciales”. No obstante, Lundstedt ha puntualizado que “para que esta visión se vuelva una realidad, necesitamos también que otras compañías e instituciones apoyen y contribuyan al desarrollo, así como para que se habilite la infraestructura de combustible necesaria”.

La colaboración incluirá operaciones en Nabern (Alemania), donde actualmente se encuentra la sede de Mercedes-Benz Fuel Cell, con instalaciones de producción en Alemania y Canadá.

Relacionadas: Comisión Europea hace convocatoria para invertir en proyectos de transporte sostenible

Se espera que ambas compañías alcancen un acuerdo final en el tercer trimestre (3Q) y que lo cierren antes de finales de año. Además el acuerdo será realizado en partes iguales, 50/50 y operará como una unidad independiente.

Daimler y Volvo especificaron que el joint venture aplicará sólo en el ámbito del transporte sostenible; por lo demás, ambas compañías seguirán operando como entidades independientes y autónomas, compitiendo en el resto de áreas.

MasContainer Radio

 

¿Qué es la última milla?

Análisis de la Semana

Minuto Comex