Venezuela busca reactivar producción con crudo mejorado

PDVSA comenzó a producir dos variedades de crudo mejorado para refinación con el objetivo de reactivar la muy necesaria producción de combustibles del país, según documento entregado por la propia petrolera estatal.

PDVSA comenzó a principios de este año a formular una mezcla de crudo similar a su Leona 22.
PDVSA comenzó a principios de este año a formular una mezcla de crudo similar a su Leona 22.

Años de insuficiente inversión en el circuito refinador de PDVSA, con capacidad de 1,3 millones de barriles por día (bpd), y las sanciones de Estados Unidos desde 2019, han llevado a una intermitente escasez de gas para cocinar, gasolina y diésel, haciendo a la nación más dependiente de las importaciones y obligando a los venezolanos a hacer largas filas para obtener combustibles.

Como las refinerías venezolanas se construyeron originalmente para procesar crudos medianos y livianos, la producción de petróleo cada vez más pesado de PDVSA ya no satisface la dieta de las instalaciones, lo que obliga a la compañía a decidir cada mes si refinar sus limitadas existencias de petróleo liviano o usarlo como diluyente para la producción de su crudo bandera de exportación, el Merey.

Tras el reinicio en junio de un mejorador clave, operado por la empresa mixta Petrocedeño, PDVSA programó para este mes el primer embarque de crudo sintético Zuata Sweet para su mayor refinería, Amuay y con capacidad de 645.000 bpd, que estuvo mayormente detenida el mes pasado, según el documento y una de las fuentes.

PDVSA había dejado de producir Zuata Sweet y otros crudos mejorados en 2019 poco después de que las sanciones de Washington privaran a la empresa y a sus socios del mercado más grande para esas variedades, la costa estadounidense del Golfo.

El mes pasado, la compañía estatal también comenzó a producir una nueva variedad de crudo mejorado, Hamaca 22, en el proyecto vecino Petropiar, con el primer cargamento de 500.000 barriles por salir esta semana desde el terminal de Jose a Amuay, según el documento.

La producción de combustible de la compañía ha caído desde mayo luego de haber aumentado ligeramente en los primeros cuatro meses del año. Venezuela también importó diésel para paliar la falta de combustibles de motor.

Venezuela, entre los peores países con políticas de energía limpia