Una Francia al borde de la recesión pide a naviera CMA CGM bajar tarifas

El gobierno francés está pidiendo a las industrias de energía y transporte, las que se han visto más beneficiadas económicamente tras los últimos dos años, a que ayuden al país mientras los galos luchan contra una muy alta inflación y están al borde de la recesión.

El ministro de Finanzas de Francia, Bruno Le Maire, ejerció el miércoles nuevas presiones sobre las mayores empresas energéticas y navieras del país para que utilicen parte de sus extraordinarias ganancias para ayudar a los clientes a hacer frente a la alta inflación informa reuters.

Mientras erosiona el poder adquisitivo de los hogares, la crisis actual de los precios de la energía está impulsando ganancias récord en algunas empresas, lo que llevó a algunos gobiernos a imponer un impuesto sobre las ganancias inesperadas, como lo ha hecho Gran Bretaña a los productores de gas y petróleo.

Hasta ahora, Francia ha evitado ese camino, instando a las empresas a tomar medidas que reduzcan los precios para los clientes mientras dejan sobre la mesa la amenaza de un impuesto sobre las ganancias inesperadas.

“Un pequeño número de empresas ha obtenido ganancias durante la crisis en sectores como la energía o el transporte… Quiero que me den propuestas fuertes para que devuelvan una parte de sus ganancias a los franceses”, dijo Le Maire a C News TV.

“Esto puede tomar la forma de un descuento en los precios del combustible o propuestas de empresas de transporte como CMA-CGM. Si optan por no hacer más, asumiremos nuestras responsabilidades”, agregó.

El lunes, Le Maire pidió al gigante energético TotalEnergies, que los analistas esperan que en promedio reporte un ingreso neto este año de casi 29 mil millones de euros según Refinitiv, para extender y aumentar los reembolsos en la bomba.

Ya ha ofrecido una bonificación de 10 céntimos de euro hasta finales de agosto, además de una bonificación estatal de 18 céntimos, que Le Maire ha ofrecido mantener hasta final de año.

Una fuente del Ministerio de Finanzas dijo que Le Maire también le pidió al gigante naviero CMA-CGA, que es controlado de forma privada por la familia Saade, que reduzca el costo del transporte de materiales utilizados por el sector de la construcción y también le pidió a los bancos y aseguradoras que ayudaran a sus clientes a hacer frente a la inflación

Otra fuente del ministerio dijo que si bien un impuesto sobre las ganancias inesperadas no encajaba bien con el compromiso del gobierno de abstenerse de agregar la ya alta carga fiscal de Francia, no estaban completamente cerrados a la idea si las empresas no tomaban medidas.

CMA CGM, registró una ganancia neta récord de US$18 mil millones el año pasado, está en camino de ganar aún más dinero este año.

Por ejemplo, el presidente Emanuel Macron ha tenido vínculos muy estrechos con Rodolphe Saadé, presidente de CMA CGM, al que acordó ayudar financieramente al comienzo de la pandemia involucrando al dueño de la naviera francesa en una variedad de iniciativas marítimas.

Recordemos además, que los gobiernos están empezando a tratar de controlar las excesivas ganancias como por ejemplo la ley de reforma del transporte marítimo recientemente firmada en los Estados Unidos y donde el presidente Biden ha apoyado fuertemente la iniciativa.

Relacionadas: CMA CGM intensifica inversiones estratégicas, pero se prepara ante deterioro de la situación económica mundial