Última milla sin automatización es un negocio insostenible

O se automatizan, o las entregas domiciliarias pueden morir en el intento. Esa es una de las grandes conclusiones respecto al auge de la última milla donde un 97% de las empresas cree que los actuales modelos de reparto no son sostenibles. También se especifica que la política de envío gratuito no puede mantenerse a menos que los costes de entrega se reduzcan mediante su automatización, según un reciente informe elaborado por Capgemini.

En el estudio se estima que el almacenamiento y clasificación de productos suponen un tercio de los costes de la cadena logística, por lo que la automatización de los procesos constituye una oportunidad significativa. En este sentido, el 89% de las empresas reconoce esta oportunidad y está invirtiendo en la mecanización y la automatización de sus almacenes para agilizar la preparación de pedidos y la entrega.

Capgemini calcula que las empresas cargan actualmente a los clientes sólo el 80% del coste total de envío y que las tareas de reparto son la parte más costosa de la cadena de suministro. Así pues, el 97% de las organizaciones cree que los modelos actuales de logística urbana no son sostenibles para la implantación a gran escala en un gran número de localidades, toda vez que sólo el 1% de los clientes está dispuesto a absorber el coste total del envío.

Con el fin de que los envíos domiciliarios sean sostenibles, urge optimizar los centros de preparación de pedidos y automatizar los envíos. Por un lado, Capgemini estima que incrementar las entregas de productos en tienda un 50% podría aumentar el margen de beneficio en hasta un 9%. Además, las denominadas ‘dark stores’ o almacenes de operaciones establecidos exclusivamente para la preparación y envío de los pedidos on-line pueden procesar grandes volúmenes de envíos y son un 23% más económicas que los establecimientos convencionales para entregas en el mismo día.

De igual modo, si el 30% de los envíos y las devoluciones se canalizaran a través de sistemas de consignas, las organizaciones podrían incrementar un 8% su margen de beneficio. Por lo que respecta a la automatización de envíos, el estudio considera que podría incrementar los beneficios en hasta un 14% al reducir el coste de los pedidos electrónicos con recogida en tienda y los envíos desde la tienda.

Así mismo, la automatización ofrece otra serie de beneficios como la reducción de errores en la tramitación de pedidos y la gestión de devoluciones, que, según Capgemini, representa el 26% de los costes de envío.

Relacionada: Dark Stores, tendencia que marca la eficiencia en el sector logístico