Tecnología y logística: Expertos y emprendedores entregan algunas claves

En el  Auditorio del Edificio Bicentenario, en Santiago de Chile, el programa Transforma Logística de CORFO reunió a destacados expertos, en el seminario “Desafíos para una Logística Inteligente 2030”, ocasión propicia para conocer su visión sobre un tema trascendental para la logística mundial… el uso correcto de la tecnología.

A juicio de Álvaro Echeverría fundador Simpliroute, «lo clave para poder conseguir la logística 2030 es que al final del día podamos traer más talento e incorporar tecnología y todo eso de una manera coherente e inteligente, conglomerando todo en el largo plazo”.

Es que según su visión “hasta ahora existían iniciativas aisladas y no bien pensadas. La idea es cohesionar todo con las posibilidades tecnológicas, el procesamiento de datos e inteligencia y que esos talentos puedan aprovechar esa capacidad será clave para dar el salto cuántico que se necesita hacer.”

Logística, tecnología y puertos

Gerardo Lazcano de la Empresa Portuaria de Valparaíso EPV señala que  «en términos de eficiencia operacional los desafíos para el 2030 están enfocados en buscar tecnologías disruptivas que permitan entregar información que hoy no tenemos… aumentar nuestra capacidad de almacenamiento y procesamiento de datos para identificar nuevas formas de hacer las cosas de manera que este nuevo, conocimiento, sea trasladado a la operación logística de un puerto, ya sea en el interior del territorio, en el puerto mismo o en el lado mar”.

Es que para Lazcano en función de aquello “los puertos tienen que ir caminando hacia estas nuevas tecnologías invertir en I+D de manera de generar las instancias necesarias para que se produzca la transformación digital que todos esperamos de aquí al 2030… eso es lo que están haciendo los puertos hoy día en Europa y es lo que nosotros tenemos que empezar a desarrollar en estos años».

Logística, tecnología y transporte urbano

Para Pedro Vidal gerente del Programa SE Santiago “los principales desafíos que vemos al 2030 en el aspecto del transporte urbano de carga  es que el aspecto que nosotros estamos desarrollando en el Programa Estratégico Santiago Ciudad Inteligente, tiene que ver con las disrupciones tecnológicas… sabemos que la movilidad mirada prospectivamente va ser conectada eléctrica y autónomamente… eso va cambiar absolutamente el paradigma de cómo nos movemos y cómo se mueven las mercancías en el ámbito urbano”.

Desde esa perspectiva, Pedro Vidal señala que “estamos viendo como el territorio en Chile se empieza a preparar para esta realidad partiendo desde los propios municipios y entendiendo lo que el transporte urbano de carga significa y no solo como un problema para la congestión vehicular, sino también para una posibilidad de desarrollo económico. Debemos ver como mejoramos las fuentes de información para la toma de decisiones en ámbitos públicos y privados. Finalmente nos interesa muchísimo poder integrar el transporte urbano de carga en los procesos de planificación urbana de la ciudad».

Logística y comercio electrónico

Andrés Bronfman director académico del Centro Transporte y Logística UNAB señala que los desafíos son tremendos para la logística urbana al 2030. “Es que vamos a estar involucrados con vehículos eléctricos, a gas, autónomos, entre otros. Todos haciendo distribución conjunta. El cómo van a convivir entre todos ellos es un enigma hasta el momento”.

En ese sentido para Bronfman la interrogante es “cómo va ir creciendo la demanda del comercio electrónico y cómo vamos a satisfacer las necesidades del cliente con los tiempos de respuesta que se exigen ahora”.

Indica que la incorporación de todas estas nuevas empresas y emprendimiento de distribución de última milla están muy atomizada. Se compra por internet y el producto está llegando en 40 minutos o unas horas, pero “¿cómo vamos a regular eso, habrá o no regulación? ¿cómo vamos a medir ese nivel de servicio? ¿Van a estar operando plataformas que permitan monitorear todo el movimiento dentro de la ciudad y que el nivel de servicio sea realmente el que se está ofreciendo?”, se pregunta.

Otras interrogantes que plantea dicen relación con el “¿cómo podremos en nuestra calidad de usuarios saber que se están cumpliendo las condiciones y que se resguarden nuestros derechos como ciudadanos. Yo creo que ahí tendremos un debate interesante durante los próximos años entre el ámbito público y privado… a poder llegar a algún consenso en cómo estos desarrollos tecnológicos se irán incorporando en el tiempo… ¿Vamos a poder hacer frente dentro de una ciudad e ir logrado que Santiago, por ejemplo, sea una ciudad inteligente o smart city?”

Electromovilidad y logística

Matías Silva Subgerente de planificación logística en CCU indica que “cómo empresa estamos muy contentos de compartir experiencias que hemos desarrollado durante los últimos 5-6 años, tanto en electromovilidad como eficiencia en la planificación urbana. También vemos que no estamos tan perdidos, lo que es gratificante, y contamos con buenos partners que tiene los mismos objetivos”.

Silva agrega que “tenemos una visión muy parecida a lo que se debe hacer en la parte de logística colaborativa. Estamos convencidos que el transporte y la logística deben verse como un todo y con todas las externalidades que provoca. Como empresa que aportamos en esto tenemos que hacernos cargo. Creo que la gran lección es esa, una coordinación con mejores datos y buscando las eficiencias correspondientes».

Ecosistema de logística

Janan Knust Director K-Logistic Chile apunta a que «el desafío al 2030 es poder lograr un triángulo, un ecosistema exitoso en el que esté sumando al talento, la industria, los usuarios y los clientes, todos unidos de manera inteligente para que puedan conversar entre sí.”

A su juicio, es vital “ser capaces de atraer talento… la industria que se ponga como agenda número uno poder re-invertir en la misma y darle foco a lo que es la logística a través de la tecnología (…) que los usuarios puedan ser capaces de exigir (…) darle soluciones buenas que están en el mercado para de esa forma poder lograr este ecosistema que nos lleve en el camino de una logística inteligente para el 2030.»

Relacionada: El uso de la tecnología en el transporte de carga terrestre