Tecnología IoT para localizar la carga en el mar

El Internet de las Cosas (IoT) es un ecosistema en auge de empresas de tecnología que resuelven desafíos y hacen que el mundo sea mejor. Ya sea administrando los niveles de suelo en granjas remotas para producir mejores cosechas o conectando los electrodomésticos, u otros aparatos inalámbricos dentro de nuestros hogares, esta tecnología está en todas partes administrando, rastreando y localizando todo tipo de cosas.

Sin embargo, el IoT se relaciona en gran medida con las actividades terrestres, a pesar del hecho de que el 71% de la superficie de la Tierra está cubierta por agua. Nuestros océanos se utilizan para transportar mercancías en todo el mundo, pero las aplicaciones de monitoreo en los océanos del mundo son limitadas e históricamente extremadamente desafiantes.

El informe de 2020 del Consejo Mundial del Transporte Marítimo estima que hay en promedio un total de 1.382 contenedores perdidos en el mar cada año. Combine eso con la inesperada ralentización de los tiempos de llegada y el transporte de los paquetes desde la fábrica a los buques de carga a las flotas y a los estantes de las tiendas en buenas condiciones y a tiempo. Este es un problema continuo de la industria y ¿Qué significa para los proveedores cuando ocurren estos escenarios? Más simplemente, clientes insatisfechos y pérdida drástica de ventas.

Los dispositivos LoRa y el estándar LoRaWAN proporciona a las empresas e individuos que buscan aprovechar el IoT soluciones de largo alcance y bajo consumo que son flexibles, escalables y fáciles de implementar. El aprovechamiento de LoRa para sensores inalámbricos con geolocalización precisa permite a las empresas monitorear muchas variables mientras los buques están en el mar, incluido el estado de los contenedores de envío y la condición de la maquinaria, la eficiencia del combustible, las métricas ambientales y la carga. Estos datos incluso se pueden utilizar para realizar un mantenimiento preventivo.

Cómo funciona

Los sensores se colocan en contenedores de envío y pueden detectar cuándo se abre y/o cierra un contenedor, monitorear la temperatura de la carga sensible al calor (según sea necesario) y proporcionar un seguimiento de extremo a extremo de cada contenedor.

La información capturada por los sensores se pasa a las puertas de enlace mediante LoRa que transmiten los datos a una red y un servidor de aplicaciones para el procesamiento de la información. Los sensores que utilizan LoRa entregan información en tiempo real y alertas automatizadas sobre el estado de la carga tanto a los comerciantes como al personal portuario a través de una computadora o dispositivo móvil.

Los datos en tiempo real aseguran continuamente que si un contenedor se excede, el capitán de la flota será alertado en tiempo real y potencialmente puede mitigar la pérdida de más carga.

Las soluciones de IoT como la tecnología de largo alcance y baja potencia no solo son escalables y fáciles de implementar, sino que también están llenando el vacío tecnológico de las redes celulares y basadas en Wi-Fi / BLE que requieren un ancho de banda alto o alta potencia, o tienen un alcance limitado o una incapacidad para conectarse a redes terrestres.

Además, estos sensores no requieren GPS y utilizan baterías que pueden durar hasta 20 años, lo que lo hace extremadamente rentable, fácil y eficiente para clientes, funcionarios portuarios, compradores y proveedores.

Relacionado: Drones, tecnología autónoma en la navegación marítima…