Soren Skou, CEO de Maersk predice fuerte repunte de la demanda en Abril

A.P. Moller-Maersk se está prepara para un fuerte repunte en abril, con expectativas de que las consecuencias del coronavirus en el comercio mundial pronto alcancen su punto máximo.

«En las últimas dos semanas y media hemos visto una disminución constante en el número de casos nuevos» y «eso es positivo», dijo el Soren Skou, CEO de Maersk en una entrevista con Matthew Miller de Bloomberg Television el jueves, después de que la compañía publicara un informe del cuarto trimestre más débil de lo esperado.

Soren Skou, CEO de Maersk predice fuerte repunte de la demanda en Abril

«Significa, muy bien, que podríamos establecer un peak en las próximas dos semanas», dijo. «Si ese fuera el caso, esperaríamos un marzo muy débil y un rebote en abril, un fuerte rebote en abril», dijo. «Pero todavía hay muchas incertidumbres».

Los comentarios siguieron a una serie de resultados que se quedaron atrás de las estimaciones de los analistas, y Maersk advirtió a los inversores que su perspectiva para 2020 se ve ensombrecida por «incertidumbres considerables» debido al brote del coronavirus.

Relacionada: Contenedores con cerdo, pollo y res congelada se apilan en puertos chinos

Maersk espera que su ganancia operativa, o Ebitda, alcance aproximadamente US$5.5 mil millones este año, menos de los US$5.94 mil millones estimados por los analistas. Y la naviera reconoció que estaba viendo un «comienzo débil del año».

Skou dijo que han tenido que cancelar más de 50 salidas de China en las últimas dos semanas. Mirando hacia el futuro, dice que «mucho dependerá de lo que ocurra con el virus en las próximas semanas».

El CEO dijo a los periodistas que no cuantificaría el efecto del virus en la guía de Maersk y dijo que es difícil estimar el impacto.«Realmente desearía que no tuviéramos que proporcionar una guía», dijo. Maersk no se conformó con su pronóstico de Ebitda para 2020 hasta el día antes de publicar su informe, dijo.

En 2019, Ebitda alcanzó los US$5,71 mil millones, apenas por debajo de los US$5,78 mil millones que los analistas habían pronosticado.

El coronavirus se suma a una letanía de desafíos para la industria de envío de contenedores, que ya está lidiando con las consecuencias de las tensiones comerciales entre EE.UU. y China, así como el exceso de oferta persistente.

Desde su brote, el coronavirus ha interrumpido las cadenas de suministro mundiales y ha perjudicado a los armadores, ya que China se convierte en la principal fuente de carga de la industria marítima con el 90% de todo el comercio mundial moviéndose por mar.

Maersk dijo que espera que el crecimiento global de contenedores en el mar sea del 1-3% en 2020 en comparación con el 1.4% en 2019. La compañía espera que su propia tasa de crecimiento esté en línea «o ligeramente más baja» que el mercado.

Relacionada: Maersk expande su plan de logística integral con la adquisición de Performance Team

Maersk también enumeró el nuevo combustible bajo en azufre que la industria se vio obligada a usar desde el mes pasado como una incertidumbre que podría afectar los precios del combustible búnker y las tarifas de flete en 2020. Notó «condiciones macroeconómicas más débiles» como un factor de incertidumbre externo.

La naviera danesa opera una quinta parte de la flota mundial de contenedores y ha intentado en los últimos años reducir su dependencia del transporte marítimo.

El miércoles, la compañía dijo que acordó comprar la compañía estadounidense de almacenamiento y distribución, Performance Team, como parte de su estrategia para expandir los servicios de transporte terrestres. El acuerdo está valorado en US$545 millones.

 

Minuto Comex

Concepto Logístico