Paraguay-Paraná: Sequía hace innavegable el río frenando importaciones y exportaciones

Hace más de cuatro décadas que no se había visto una sequía como la que afecta a esta región, algo que hace por ahora innavegable la hidrovía Paraguay-Paraná, al bajar el nivel del agua a unos 1,50 metros. Es por esto que hace tres semanas que están paralizadas las exportaciones e importaciones, y se espera que la próxima época de lluvias reactive las operaciones entre diciembre y enero.

Sin embargo este impacto de la sequía se venía arrastrando desde principios de año. La Cadex cruceña reportó en agosto que el transporte de carga en el primer cuatrimestre se redujo un 40% en exportaciones y en un 56% en importaciones, debido al nivel de agua que por segundo año consecutivo afecta a toda la cuenca de la hidrovía.

Ahora la situación se agravó y terminó por suspender las operaciones de las navieras en esta puerta boliviana. Bismark Rosales, gerente de Puerto Jennefer, informó que una situación así no se veía desde 30 o 40 años. “Desde hace tres semanas estamos parados porque el nivel de agua que está en torno a 1.5 metros no permite navegar, no es adecuado para trabajar de forma segura”, lamentó en una entrevista con la red Unitel.

Este canal lo comparten Brasil, Bolivia, Paraguay, Argentina y Uruguay. Entre los productos más transportados por la Hidrovía están la soya y sus derivados, hierro, combustibles, urea y el cemento. En una sequía de dos a tres meses se deja de mover carga por un valor superior a los $us 100 millones. Puerto Aguirre, Puerto Jennefer y el Puerto de Gravetal operan en este canal.

“Este es un proceso que va a demorar (retomar la navegabilidad), esperemos que en el próximo ciclo de agua, las aguas vayan subiendo, esperemos que la bajante del agua sea menos agresiva el próximo año”, sostuvo Rosales y explicó que una de las soluciones es hacer un mayor dragado para lograr mayor tiempo de navegabilidad.

Sobredragado

Con la finalidad de mitigar los efectos de la sequia en el comercio fluvial, las autoridades de la hidrovía decidieron un dragado adicional de 50 centímetros con el que se espera compensar el bajo nivel del agua del río Paraná y evitar un colapso mayor al que ya se está presentando.

Por ejemplo, el río sólo tiene un metro de profundidad en la zona de Rosario, lugar desde donde se embarca cerca del 80% de las ventas al exterior de granos y derivados en Argentina, y las previsiones aseguran que seguirá bajando.

Relacionado: Maersk, MSC y Cosco expresan interés en hidrovía Paraguay-Paraná e integrar a Bolivia con el Atlántico