Seguridad, rapidez, conveniencia, principales demandas de consumidores

Los comercios minoristas han tenido que digitalizar y optimizar sus opciones.

La sacudida que provocó el escenario sanitario que vivimos hace un año, expuso y amplificó los desafíos que enfrentaba el retail para impulsar y adoptar herramientas tecnológicas que permitieran dar respuesta a la alta demanda de los consumidores. Y aunque las compras migraron hacia los espacios digitales, aún se siguen percibiendo cambios en la forma de consumo.

Según el Estudio Anual de Percepción del Consumidor realizado por Zebra, las necesidades de los consumidores siguen siendo encontrar y comprar productos disponibles, al mejor precio y mediante una transacción simple y rápida. Para esto, es fundamental la tecnología.

«Hoy los clientes buscan una experiencia de compra segura, conveniente e integrada tanto en entornos físicos como digitales. Para lograrlo, los comercios minoristas han tenido que digitalizar y optimizar sus opciones, adaptándose a los hábitos de compra flexibles con tecnologías innovadoras que les permitan entregar respuestas oportunas», dijo Leonardo Navarrete, Gerente Comercial de STG.

La explosión de demandas provocada por el E-Commerce ha dado resultados certeros y claros. Uno de ellos tiene que ver con la insatisfacción de los clientes con sus experiencias de compra.

«Hay una mentalidad digital exigente y demandante con prioridad en la seguridad y navegación móvil. Las compras deben combinar e integrar lo presencial y digital para una experiencia más completa. Y ello es posible con la consolidación de la omnicanalidad como un servicio que asegure disponibilidad, selección, atención y buen precio«, asevera Navarrete.

Por su parte, Claudia Camarasa, de Zebra Technologies Sur de América Latina, dijo que «comprar en la tienda o en línea son opciones intercambiables para el comprador. Los consumidores son astutos y flexibles. Si no pueden conseguir un artículo en la tienda, van a buscarlo en internet o viceversa, y aprovechan ambos canales por las razones más básicas: disponibilidad, selección y precio de los productos».

Un futuro incierto pero demandante

Las compañías minoristas ya se encuentran trabajando en la adopción de tecnologías agilizadoras. Las formas y métodos de compra han cambiado para siempre y, por ende, la experiencia se ha transformado.

Utilizar tecnología para potenciar las ventas minoristas como, por ejemplo, dispositivos móviles para cada empleado, automatización inteligente o acciones prescriptivas, son herramientas esenciales que ayudarán a tener una actividad comercial eficaz.

El retail enfrenta tiempos desafiantes, lleno de retos. Con la digitalización, los consumidores están exigiendo algo simple pero complejo: compras eficientes. Con ayuda de la tecnología, se pueden orientar y gestionar satisfactoriamente la demanda.

Relacionada: La transformación de empleos y productividad en el nuevo mundo de los robots