Retail tendrá que reorganizarse en torno a los consumidores

El Foro de Bienes de Consumo (CGF), y Capgemini publicaron los resultados de su nuevo informe ‘Rethinking the Value Chain: New Realities in Collaborative Business’. El estudio identifica las futuras tendencias en el sector de productos de consumo y retail y concluye que la actual cadena de valor ya no es suficiente para mantener el ritmo.

A fin de asegurar un crecimiento a largo plazo, recomienda la adopción de un enfoque orientado a la cadena de valor para hacer negocios. Se cree que esta nueva perspectiva sobre la cadena de valor comprometerá a fabricantes, minoristas y grupos de interés adicionales. El sector ya no debe pensar en la cadena de valor como un viaje lineal, por el que los productos y el flujo de información se desplazan de forma lineal y secuencial desde el proveedor hasta el fabricante, al minorista o al consumidor.

Por el contrario, tendrá que reorganizarse cada vez más como una red en torno a los consumidores, ofreciendo una multitud de canales e interfaces en todos los procesos de valor añadido y a todas las entidades. En última instancia, el consumidor está cada vez más a cargo de la toma de decisiones que tienen un impacto directo a través de la cadena de valor, con un sector que tiene que responder a esto y no al revés.

El informe es el resultado de varias sesiones de trabajo y entrevistas con expertos en el sector retail y de consumo. Se pone de relieve cómo este sector tiene que cambiar fundamentalmente la forma en que colabora con las distintas partes interesadas y destaca las oportunidades adicionales, debido a los muchos cambios que afectan al sector.

El informe destaca prioridades generales en las que el sector podría colaborar y que deberían reportar un retorno positivo de la inversión. En primer lugar, el compromiso del consumidor; en segundo lugar, la transparencia; y, en tercer lugar, la última milla de la distribución.

En cuanto al compromiso del consumidor, se recomienda tomar parte en un diálogo verdadero con los consumidores que justifique su confianza en el sector. La industria debe ser consecuentemente responsable con los datos de los consumidores para aportar un valor añadido en el servicio que les ofrece y generar compromiso. Esto requerirá la adopción por parte de las empresas de principios comunes y claros para obtener el compromiso de los consumidores.

Por otro lado, se señala como importante el mantener informados a los consumidores acerca de la naturaleza y la trazabilidad de los ingredientes, nutrientes y procedencia de los productos, es decir, informar a los consumidores de los contenidos, seguridad, impacto ambiental y social de los productos, al tiempo que mejora la eficiencia en el sector.

Por último, reconsiderar el supuesto de que la distribución a tiendas y consumidores es un área donde las empresas operan independientemente unos de otros, y explorar oportunidades de colaborar, bajo ciertas circunstancias, para mejorar la velocidad, la eficiencia y la satisfacción del consumidor y reducir al mínimo el impacto ambiental.

El nuevo modelo implicaría una nueva forma de colaboración en ‘red’. Para aprovechar plenamente estas oportunidades, el sector tendrá que invertir en tecnologías flexibles, interoperabilidad de los nuevos procesos y culturas corporativas más abiertos.

Relacionada: Desafíos de la omnicanalidad en el sector retail