«Represalias y Colusión»: Embarcador de EEUU presenta dura demanda contra Maersk

Maersk ha evitado nuevas órdenes últimamente y ha evitado ir por el camino alimentado por GNL de muchas empresas de su competencia.

OJ Commerce (OJC), Un importador de muebles con sede en Florida, ha presentado un caso ante la Comisión Marítima Federal de los Estados Unidos (FMC) contra Maersk y Hamburg Sud, acusando de «represalias y colusión», «manipulación del mercado», «omisión a la ley», entre otros duros reclamos.

La queja presentada ante el FMC el 9 de noviembre señala que Maersk no cumplió con su contrato, y cuando OJC se quejó, la naviera danesa habría tomado represalias al negarse a negociar un nuevo contrato, dejando al embarcador incapaz de negociar con otras líneas, que para entonces habían completado las negociaciones del contrato, y el embarcador se vio obligado a pagar tarifas spot (al contado), las que estaban en niveles increíblemente altos.

Según consigna The Loadstar, la demanda afirma: “Maersk ha hecho alarde de su propio poder y dominio dentro y fuera de los tribunales al (i) cobrar tarifas exorbitantes mucho más altas que cualquier otra en la historia del transporte marítimo, (ii) negarse a cumplir contratos, (iii) imponer tarifas de sobrestadía escandalosas, (iv) participar en viajes en blanco para manipular el espacio, la demanda y los precios y (v) tomar represalias contra los cargadores que se atreven a quejarse”.

Además, OJC afirmó: «El modus operandi de Maersk es burlar la ley y obtener ganancias». “Maersk ha estafado a la economía mundial durante la pandemia sin escrúpulos ni remordimientos para cosechar sus ganancias históricamente récord, mientras que los consumidores, los embarcadores y el mundo sufren la inflación más alta de los últimos 40 años, impulsada en gran parte por las tácticas de fijación de precios de las navieras», según indica el archivo de OJC.

Y ​​agrega que: “En un lenguaje más directo, el precio de Maersk aumentó, ya que aprovechó al máximo la crisis mundial para extorsionar a los embarcadores con la mayor cantidad de dinero posible. Esto se puede lograr porque un pequeño cartel de navieras, organizado en tres alianzas acogedoras, gobierna los océanos. Su dominio está anclado en gran parte en la inmunidad federal antimonopolio otorgada por la Ley de Transporte Marítimo”.

Gran parte del documento legal está redactado, pero parece que OJC había firmado un contrato con Maersk y Hamburg Süd para enviar un volumen mínimo de 10 TEU por semana a partir del 3 de agosto de 2020, pero OJ Commerce dijo que Maersk no había ofrecido la capacidad contratada.

Se envió una carta a Maersk el 16 de octubre de 2020 exigiendo que Maersk cumpliera con sus obligaciones contractuales. Los detalles de un memorando interno enviado por Michael Gast, supervisor del equipo de gestión de riesgos de Maersk en EE.UU., por temor a acciones legales, se incluyeron en los documentos presentados a la FMC.

La evidencia afirma que el Sr. Gast preguntó qué podría hacer la línea para cumplir con sus obligaciones contractuales, afirmando: “Otros clientes están pagando una prima por el espacio actualmente, pero cualquier ganancia adicional obtenida de esas primas desaparecerá rápidamente si este asunto va a juicio».

En ese momento, Gast calculó que Maersk se había quedado atrás en 56 contenedores y agregó: “Este es un caso muy malo para nosotros que probablemente perderemos, por lo que debo pedir que se otorgue una dispensa de espacio para este cliente y que se lo trate con mucho cuidado para el futuro inmediato hasta el momento en que las cosas se hayan estabilizado y se han retractado de sus amenazas de una demanda formal”.

El Sr. Gast concluyó: “No confío en nuestra capacidad para establecer que estamos haciendo nuestra parte en estos términos. También parece que tienen muchos correos electrónicos que muestran que hemos cancelado sus reservas, lo que solo servirá para hacernos quedar mal frente a un juez y un jurado”.

Como el contrato estaba a punto de finalizar, las dos partes comenzaron a negociar para 2021-2022 y durante las negociaciones se tomó la decisión de asegurar una cantidad mínima más alta con Maersk, lo que convertiría al embarcador en un cliente favorecido y garantizaría el espacio en los buques.

Sin embargo, afirma que Hamburg Süd tampoco cumplió con su obligación de cantidad mínima, dejando a OJC con 40 contenedores sin enviar entre junio de 2020 y mayo de 2021. Se envió otra carta de demanda pero, según OJC, Hamburg Süd se negó a enviar su carga y, en represalia, Maersk supuestamente se negó a aceptar un contrato 2021-2022.

Múltiples demandas a múltiples Navieras…

Otras navieras obligadas a desplegar abogados y enfrentarse a demandas ante el FMC durante el 2022 incluyen a CMA CGM, Hapag-Lloyd, HMM, MSC, Ocean Network Express (ONE), Wan Hai, Yang Ming y ZIM.

Por ejemplo, MCS Industries, un fabricante internacional de muebles del hogar con sede en Pennsylvania, ha demandado a Mediterranean Shipping Company (MSC) por incumplimiento de contrato. Este embarcador también demandó a la naviera china COSCO, aunque ambas partes han llegado a un acuerdo privado.

El mes pasado, Samsung Electronics America (SEA) que había contratado a la naviera israelí Zim, alega que, desde fines de 2020, la cadena de suministro de contenedores en el interior de EE.UU. comenzó a desmoronarse y, mientras los niveles de servicio disminuían y los contenedores quedaban varados en ubicaciones en el interior, Zim facturó a Samsung con hasta 2.000 cargos por demurrage (demoras) y 7.000 por detention (sobreestadía). Pero el remitente argumenta que Zim debería ser responsable de esto.

“Los envíos a puerta de tienda, los costos y cargos relacionados con demoras en la eliminación oportuna de contenedores de las terminales (generalmente conocidos como cargos por “demurrage”) deben ser asumidos por Zim, no por un consignatario como SEA”, dice. Además, SEA afirma que cuando cuestionó las facturas, la respuesta de Zim fue una amenaza de negarse a entregar la carga de SEA al embarcador, lo que, según Samsung, infringió la regulación OSRA 22 que prohíbe las represalias.

“Zim ha exigido repetidamente el pago de las facturas y los cargos por sobreestadía y detención en disputa, y amenazó con varias acciones punitivas contra SEA si no se realizaban los pagos, incluida la negativa a liberar los contenedores en cuestión”, dice la denuncia.

Relacionadas: Presidente del FMC dice que navieras deberían pagar por el almacenaje de contenedores