Reforzar el comercio y facilitar el transporte en 10 puntos por la UNCTAD

La pandemia está afectando las vidas y medios de subsistencia de las personas y provoca un estrés extremo en los sistemas socioeconómicos, por lo cual la UNCTAD (Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo), ha presentado un plan de acción de 10 puntos para ayudar a las industrias que participan en la movilización de bienes a mantener su funcionamiento fluidamente.

La colaboración internacional, la coordinación y la solidaridad entre todos serán clave para superar este desafío global sin precedentes.

Como parte de los esfuerzos encaminados a reducir la propagación internacional del virus y mitigar las consecuencias potencialmente devastadoras a largo plazo de la pandemia, especialmente para los países más vulnerables, los responsables políticos deben tomar una serie de medidas para garantizar la facilitación del comercio internacional y el transporte de mercancías.

Es crucial mantener los barcos en movimiento, los puertos abiertos y el comercio transfronterizo y de tránsito fluyendo, al tiempo que se garantiza que las agencias fronterizas puedan realizar todos los controles necesarios de manera segura.

«La facilitación del comercio consiste en mantener la circulación de bienes, por lo que debemos hacer todo lo posible para que la crisis no frene el movimiento de suministros esenciales», dijo Shamika Sirimanne, directora de Tecnología y Logística de la UNCTAD.

Retos para la logística del comercio internacional

Las agencias fronterizas enfrentan el desafío de acelerar las importaciones, exportaciones y tránsito, incluidos los suministros médicos necesarios, donaciones y envíos de socorro, al tiempo que garantizan la prevención de epidemias y proporcionan un despacho de aduanas adecuado y controles de cumplimiento de los bienes y el personal de transporte.

Este desafío afecta a los bienes y servicios que son necesarios para la preservación de muchos trabajos en la manufactura, de los cuales depende la sociedad moderna.

Se deben hacer esfuerzos particulares por parte de los gobiernos para asegurar y mejorar la producción y distribución de bienes críticos necesarios para contener y combatir la pandemia (como suministros y equipos médicos) y para asegurar las necesidades básicas (incluidos alimentos y energía).

Los proveedores de servicios relevantes y la infraestructura de soporte deben protegerse como un asunto de prioridad. Esto incluye asegurar que los servicios de transporte, los puertos y las agencias fronterizas no solo permanezcan operativos, sino que se fortalezcan efectivamente para enfrentar los desafíos excepcionales que enfrentan.

Los gobiernos deben adoptar enfoques comunes para abordar estos problemas en toda la red mundial de cadenas de suministro para evitar el colapso económico generalizado y las interrupciones críticas de la cadena de suministro.

En ausencia de medidas urgentes a este respecto, la recuperación económica pospandémica puede verse gravemente obstaculizada, lo que puede empeorar las perspectivas de desarrollo sostenible a largo plazo, especialmente para los más pobres y vulnerables del mundo.

La cooperación internacional en estos puntos es vital, ya que el proteccionismo puede exacerbar significativamente la crisis de salud global y retrasar una recuperación económica pospandémica. La colaboración efectiva, la coordinación y la cooperación entre las partes interesadas públicas y privadas en todos los niveles también serán clave.

Las bases para la recuperación económica deben establecerse hoy sobre la base de la experiencia de los proyectos en curso de la UNCTAD y la compilación de repositorios de medidas sobre el movimiento transfronterizo de mercancías y personas, en el siguiente plan de acción de 10 puntos, se proponen actividades concretas para los gobiernos y las organizaciones internacionales para lograr este objetivo.

  1. Asegurar el transporte marítimo ininterrumpido.
  2. Mantener los puertos abiertos.
  3. Proteger el comercio internacional de bienes críticos y acelerar el despacho de aduanas y la facilitación del comercio.
  4. Facilitar el transporte transfronterizo.
  5. Asegurar el derecho de tránsito.
  6. Salvaguardar la transparencia y la información actualizada.
  7. Promover los sistemas sin papel.
  8. Abordar las primeras consecuencias jurídicas para las partes comerciales.
  9. Proteger a los expedidores y a los proveedores de servicios de transporte por igual.
  10. Dar prioridad a la asistencia técnica.

El detalle de cada punto del plan de acción, pueden revisarlo en el siguiente LINK en inglés.

Relacionada: La necesidad de cerrar la brecha digital provocada por el Covid-19 según la UNCTAD