Reanudan trabajos en puerto de Ningbo-Zhoushan pero la normalidad será lenta

La terminal de Meishan en el puerto de Ningbo-Zhoushan, en el este de China, regresó a las operaciones según informó la empresa estatal que gestiona el puerto. Las labores  se reanudaron tras una suspensión de dos semanas que provocó un descalabro mundial en materia logística, después de que un trabajador portuario diera positivo en el test de Covid-19.

La medida llevó a los funcionarios a suspender rápidamente el servicio de recogida de contenedores. A juicio de Peter Sand, analista jefe de transporte marítimo de la asociación de armadores BIMCO en Dinamarca, “las operaciones en el puerto podrían tardar hasta 60 días en volver a la normalidad, a medida que los trabajadores y los pilotos marítimos regresen de la cuarentena. Esto significa que los minoristas de todo el mundo se enfrentarán a continuas interrupciones mientras se apresuran a abastecerse antes de la vital temporada de compras navideñas.”

Según informó CNN el cierre de la terminal -que representa alrededor del 25% de la carga de contenedores que pasa por el puerto, afectó gravemente al comercio mundial. Alteró otros puertos de China y estiró las cadenas de suministro que ya sufrían los problemas recientes en otro puerto chino, la escasez de contenedores en curso, el cierre de fábricas en Vietnam y los efectos persistentes del bloqueo del Canal de Suez en marzo.

Las principales navieras internacionales, como Maersk (AMKBY), Hapag-Lloyd (HPGLY) y CMA CGM, ajustaron sus horarios para evitar el puerto de Ningbo y advirtieron a sus clientes de los retrasos. La carga que no pudo desviarse de Ningbo empezará a fluir ahora, pero podría llevar semanas eliminar el retraso porque los bloqueos también afectaron a los camiones y al ferrocarril, dijo el analista de BIMCO Sand.

El cierre de Ningbo también se sumó a los cuellos de botella provocados por el cierre en junio de Yantian, un puerto situado a unos 80 kilómetros al norte de Hong Kong, tras detectarse infecciones por coronavirus entre los trabajadores portuarios.

Se calcula que la terminal de Meishan representa un 25% de la carga de contenedores que pasa por el puerto, según un consultor. Las cadenas de suministro mundiales se han visto alteradas por las secuelas de la pandemia, lo que ha provocado una escasez de productos de consumo y ha encarecido el envío de mercancías a las empresas que las necesitan.

El puerto de Ningbo ha desempeñado durante mucho tiempo un papel crucial. Durante los últimos 12 años, ha sido el mayor puerto del mundo por tonelaje de carga, con capacidad para manejar casi 1.200 millones de toneladas en 2020, según el Ministerio de Transporte de China.

La mencionada secretaria de estado lo considera el tercer puerto más activo del mundo en términos de tráfico de contenedores, con unos 28,7 millones de unidades equivalentes a veinte pies (TEU), la medida estándar para el volumen de contenedores de carga.

Relacionadas:Covid en Ningbo: Navieras desvían buques a Shanghai generando nuevo caos logístico