¿Qué hacer ante la alza en los costes del transporte marítimo?

Las noticias no son alentadoras. Según la UNCTAD en su informe “Maritime trade disrupted: The war in Ukraine and its effects on maritime trade logistics” la invasión rusa de Ucrania no sólo asfixia la logística de los países del Mar Negro, sino que además está incrementando los costes del transporte marítimo en todo el mundo.

El organismo internacional observa un incremento en la demanda global de servicios de transporte, aunque a mayores costes y con recorridos más largos para evitar la zona en conflicto.

En concreto, la UNCTAD señala que los fletes de los transportes marítimos de graneles sólidos se han incrementado en casi un 60% entre enero y mayo de 2022. Pero el alza es generalizada y los factores son varios.

Los puertos de los distintos continentes están enfrentando un nuevo dolor de cabeza, esta vez con los trabajadores portuarios y las huelgas que están preocupando el desarrollo del inicio de la temporada alta, más el efecto que está empezando a sentirse tras la apertura de Shanghái, luego de cuarentenas por Covid-19.

Es más, un trabajo de xChange Industry Pulse Survey, estudio de la firma Container xChange, afirman que se espera un “descontrol” de cara a la próxima temporada alta, apreciación que coincide con los últimos levantamientos realizados por otros proveedores sobre este temor.

En la comparación respecto del pasado 2021, los operadores consideran que se avecinan tiempos delicados para las mercancías que se mueven utilizando contenedores, lo que podría complicar el aprovisionamiento, ya de cara a los próximos meses.

¿Pero qué hacer al respecto?

Individualmente o como empresa importadora o exportadora, pareciese que las medidas que uno puede tomar en cuanto a la continua alza en los costes del transporte marítimo son nulas, teniendo en cuenta que el aumento de precio tiene que ver con aspectos macroeconómicos, políticos y sanitarios.

No obstante, hay algunas acciones que están a nuestro alcance. Primero, informarse de buena manera y asesorarse con expertos. Un elección incorrecta puede causar varios dolores de cabeza; tiempos de espera altos y principalmente de dinero.

Desde Nowports, Freight Forwarder digital señalan que es indispensable construir lazos con empresas con las que se compartan objetivos. Por ejemplo, en Nowports utilizan la venta consultiva, para de esa forma determinar realmente la necesidad del cliente y crear una solución integral al problema.

En la práctica, el inconveniente quizás no sea el flete mismo. Tal como se señalaba, actualmente hay problemas de almacenaje, escasez de conductores y de contenedores. Optar por la digitalización es otro paso. No es lo mismo un freight forwarder tradicional que uno digital.

Un Freight Forwarder digital te permite ahorrar, tiempo, costos, papeleo… además te da la opción de monitorear tu carga, tener información en línea y en todo momento. Tal como ocurre en el caso de Nowports, donde se facilitan las cotizaciones de fletes navieros así como el resto de las operaciones logísticas y financieras.

Contar con un servicio digital intermodal y que cubra todas las necesidades de un importador o exportador, tales como financiamiento, logística, almacenaje, distribución, consolidados, no consolidados, permite dedicar tiempo a actividades esenciales y tomar decisiones oportunas.

Relacionadas: Reforzar el comercio y facilitar el transporte en 10 puntos por la UNCTAD