Preocupación en Canal de Panamá por rebrote de 63 casos Covid-19

El Canal de Panamá registró un aumento significativo en el número de nuevos contagios de Covid-19, según informó la entidad a través de un comunicado oficial. El 90% de los contagios se registró en el área de Colón, por lo que la entidad coordinó con el Ministerio de Salud la aplicación de pruebas de hisopado para la detección de posibles casos de Covid-19 en ese sector.

Es más, en la última semana, la autoridad confirmó  que alcanzó la cifra de 63 casos versus los cuatro registrados en la semana anterior, lo que demuestra un comportamiento atípico. De acuerdo con el informe estadístico , hasta el viernes 10 de septiembre se contabilizaban 74 casos activos, de los cuales 73 están en aislamiento domiciliario y uno se encuentra hospitalizado.

Según publica Panamá América, el total de contagios en la fuerza laboral del Canal de Panamá es de 1.777, con 21 decesos. Los trabajadores recuperados suman 1.682. «Desde que se declaró la pandemia en el país, en marzo de 2020, en todas las instalaciones del Canal de Panamá se implementan las normas de bioseguridad para proteger la salud de los colaboradores y de sus familiares», destacó la entidad en el comunicado.

Contagios en Toyota

Mientras fabricantes de todas partes del mundo luchan contra la falta de componentes, Toyota se ha convertido en el principal testigo de cómo, en cuestión de un mes y a raíz de único caso positivo de Covid-19, una cadena de suministro internacional se ve afectada en su normal desenvolvimiento.

El efecto mariposa, que ha trasladado sus consecuencias desde un individuo a todas las líneas de fabricación de la firma japonesa, comenzó precisamente en el sudeste asiático. Ahí, un trabajador de una fábrica cercana a Hanoi dio positivo por Covid-19. El 4 de agosto, los funcionarios provinciales suspendieron el trabajo en la planta.

Al otro lado del océano, Kazunari Kumakura, director del grupo de compras de Toyota Motor, observaba cómo uno de sus proveedores clave, encargado del ensamblaje de cables que asegura el funcionamiento interno de sus vehículos, tenía que frenar su actividad. Finalmente, incapaz de asegurar una serie de piezas, incluidas las de la fábrica clausurada de Vietnam, además de la escasez de chips procedentes de Malasia, Toyota sucumbió.

Con todo, el fabricante de automóviles número uno del mundo sorprendió al mercado al anunciar que recortaría su producción en septiembre en un 40 por ciento, comparando las cifras con los planes de fabricación previstos. Ahora, Toyota se enfrenta al desafío de asegurar las piezas y recuperar la producción perdida a tiempo para satisfacer un nivel de demanda mundial que agota el inventario.

Relacionada: Producción automotriz en problemas por escasez de microchips