PIL insiste en que puede seguir operando pese a que deudas se acumulan

La décima línea naviera del mundo Pacific International Lines (PIL) una vez más se ha visto obligado a insistir en que su negocio puede continuar a pesar de la evidencia de que sus deudas se siguen acumulando.

PIL insiste en que puede seguir operando pese a que deudas se acumulan

Singamas, subsidiaria de fabricación de contenedores de PIL, emitió un comunicado a la Bolsa de Hong Kong el domingo advirtiendo que la naviera le debe US$147.7 millones, la mayoría de los cuales están atrasados, indicó Splash247.

Un portavoz de PIL sostuvo hoy que la compañía se compromete a celebrar un acuerdo comercialmente factible con Singamas en relación con el reembolso de estas cuentas por cobrar tan pronto como sea razonablemente posible.

PIL, con sede en Singapur, liderado por SS Teo, cuenta con una capacidad de 383.671 espacios en su flota, según datos de Alphaliner.

Relacionadas: PIL vende parte de su flota a Wan Hai y Seaspan creando dudas sobre su futuro

«PIL continuará trabajando estrechamente con todos nuestros socios comerciales y acreedores para garantizar la calidad continua del servicio y racionalizar nuestros servicios en mercados clave en Asia, Medio Oriente, África, América del Sur y Oceanía», dijo el portavoz a Splash.

El comunicado de Singamas también señaló: «La Compañía entiende que el Grupo PIL está discutiendo con sus otros acreedores acuerdos similares en medio de las difíciles condiciones del mercado y el reciente impacto global de COVID-19, la discusión está progresando bien con buenos apoyos de los acreedores».

La salud financiera de PIL ha sido fuente de muchas conjeturas acerca de la demora con los buques detenidos y los retrasos en los pagos de fletes y búnkers, todos en los titulares.

Este mes renunciaron a la ruta comercial transpacífica, después de haber salido de los intercambios entre Asia y Europa en abril del año pasado.

También ha vendido su participación en Pacific Direct Line (PDL), que opera el Pacífico Sur, además de vender cuatro de sus barcos más grandes.

En mayo del año pasado, la subsidiaria Singamas vendió cinco de sus instalaciones de fabricación de contenedores a Cosco por US$565 millones.

Plan de continuidad Comercial

«Nos gustaría asegurarle que se han tomado todas las medidas pertinentes para garantizar que las actividades de envío, las operaciones y los negocios sean como de costumbre», subrayó la compañía en un comunicado ayer.

El Plan de continuidad del negocio (BCP) con efecto a partir de hoy 24 de marzo, donde la mitad del equipo trabajará desde casa. Este acuerdo continuará hasta nuevo aviso.

Relacionadas: PIL vende su subsidiaria Pacific Direct Line a Neptune Pacific Line

El BCP se activa como medida de precaución y en respuesta a las recomendaciones del Ministerio de Salud para controlar la mayor propagación del COVID-19. Comprometidos a mantener seguros al personal, valiosos clientes y socios comerciales, indicaron.