Pese a finalización de huelga en Corea del Sur se mantiene un ambiente «tenso»

Hace una semana que las fábricas reanudaron las entregas de bienes en Corea del Sur, tras ocho días de paralización de los camioneros del país, que pese a haber regresado al trabajo, se mantiene un ambiente «tenso» y donde aún persisten los obstáculos informa Bloomberg.

Las empresas, incluido el principal fabricante de acero Posco, comenzaron de inmediato las entregas de bienes que se habían estado acumulando en los almacenes, aunque varias empresas petroquímicas, incluida LG Chem Ltd., dijeron que la producción se normalizará de forma más gradual. Y mientras se restablece el transporte por carretera, la acumulación de contenedores en los puertos puede tardar un poco más en eliminarse.

Más significativamente, a pesar del acuerdo alcanzado el martes por la noche, los funcionarios sindicales y gubernamentales aún deben resolver problemas importantes. Un portavoz del sindicato dijo que está preparado para realizar otra ronda de huelgas si los detalles del acuerdo no se adoptan de forma más permanente.

El acuerdo se produjo después de que la producción de las principales exportaciones de Corea se redujera significativamente, lo que generó preocupaciones de que una huelga prolongada obligaría a cierres más severos. La economía de Corea del Sur estaba en riesgo y el Ministerio de Comercio estimó que industrias clave han visto interrupciones en la producción por valor de alrededor de 1,6 billones de wones (US$1.200 millones).

Los choferes y el Ministerio de Tierras, Infraestructura y Transportes acordaron extender un sistema de tarifas de fletes que garantiza salarios mínimos. El sindicato ahora está presionando al gobierno para que elimine la disposición de extinción que cancela automáticamente el sistema cada tres años, y también para aplicarla a los envíos de todos los artículos, no solo a los contenedores y el cemento.

“Definitivamente existe la posibilidad de que el sindicato reanude la huelga como advirtieron, porque esta vez tuvieron éxito”, dijo Ahn Dong-Hyun, profesor de economía en la Universidad Nacional de Seúl. “El problema es que la economía coreana ya se enfrenta a un momento muy difícil con el aumento de la inflación y las interrupciones de la cadena de suministro mundial”.

Agregó que el acuerdo da confianza para que otros sindicatos realicen paros laborales. Los repartidores de Korea Post anunciaron una huelga a partir del sábado mientras buscan negociar salarios y condiciones de empleo.

«Hielo delgado»

El recién elegido presidente Yoon Suk Yeol, quien enfrentó uno de sus primeros desafíos económicos con la huelga, se hizo eco de preocupaciones similares en comentarios el miércoles temprano. “Es como si estuviéramos caminando sobre hielo delgado, ya que enfrentamos una alta inflación y una crisis económica”, dijo Yoon.

Con el regreso de los choferes, la mayoría de las empresas afectadas por el paro comenzaron a normalizar sus operaciones. Posco comenzó a enviar productos a partir del miércoles por la tarde con un plan para reanudar las operaciones en algunas de sus plantas a partir del jueves. Hyundai Motor Co. también dijo que la producción se ha normalizado en su fábrica de Ulsan.

Uno de los sectores más golpeados por la huelga fue el de la petroquímica. LG Chem, Hanwha Totalenergies Petrochemical Co., Lotte Chemical Corp. y Kumho Petrochemical Co. dijeron que esperan que la producción y los envíos se normalicen gradualmente.

Ahn, de la Universidad Nacional de Seúl, dijo que los conglomerados pueden adoptar lecciones del evento de la semana pasada en caso de más paros laborales. “Las grandes empresas no son tontas”, dijo. “Pueden contratar camioneros por su cuenta si se reanuda este tipo de huelga, o emplear a otras compañías navieras cuyos camioneros no sean miembros del sindicato”.

Relacionadas: Huelgas en puertos de EEUU, Asia y Europa, amenaza a los cargadores