Paneles solares flotantes, ahora siguen el movimiento del Sol

Una empresa portuguesa ha creado paneles solares que tienen un propósito más allá del de recibir la luz solar, pues le siguen para aprovechar al máximo su energía. La innovadora solución solar flotante es de la empresa SolarisFloat, y rompe los esquemas de los paneles de su tipo que se están instalando en el mundo.

Con un seguimiento de uno o dos ejes, la isla flotante se alimenta de motores eléctricos que consumen menos del 0,5% de la energía total producida.

La BBC, en su sitio web, explica que la instalación es la primera que combina paneles solares flotantes con tecnología de seguimiento del sol. La isla flota, denominada PROTEVS, está en Oostvoorne Meer, un lago del suroeste de los Países Bajos.

Se compone de 180 paneles solares móviles, y tiene una capacidad total instalada de 73 kilovatios de potencia máxima (kWp) y permite aumentar la producción de energía hasta un 40%, gracias a su sofisticada tecnología que permite que sus paneles de doble cara giren según el movimiento del Sol.

Recolectan energía solar en el espacio para intentar transmitirla a la Tierra

Un panel solar espacial no más grande que una caja de pizza, conocido como módulo de antena de radiofrecuencia fotovoltaica (PRAM), se lanzó por primera vez en mayo de 2020, conectado al dron no tripulado X-37B del Pentágono y que da vueltas a la Tierra cada 90 minutos.

El panel está diseñado para aprovechar al máximo la luz en el espacio, que no atraviesa la atmósfera y, por lo tanto, retiene la energía de las ondas azules, lo que la hace más poderosa que la luz solar que llega a la Tierra. La luz azul se difunde al entrar en la atmósfera, por lo que el cielo parece azul.

Estamos recibiendo una tonelada de luz solar adicional en el espacio sólo por eso”, dijo Paul Jaffe, un co-desarrollador del proyecto. Los últimos experimentos muestran que el panel de 12×12 pulgadas es capaz de producir unos 10 vatios de energía para la transmisión, dijo Jaffe a CNN. Eso es suficiente para alimentar una tableta.

Relacionada: Chile es considerado un verdadero «paraíso solar» para la minería