Pandemia: Hunde más a los pobres pero es generosa con los ricos latinoamericanos

Según el reciente informe denominado «Las desigualdades matan», presentado por Oxfam, la riqueza de los multimillonarios en América latina aumentó en un 52 % desde el inicio de la pandemia de coronavirus, mientras que los pobres han estado más expuestos a las muertes por el virus y sus variantes.

El informe se publica en medio del avance desbordado de contagios por la variante ómicron, lo que supone que la población más necesitada empeora su situación, en tanto que los grandes capitales siguen creciendo. Entre marzo de 2020 y noviembre de 2021, según el documento, la riqueza de los más acaudalados en América Latina y el Caribe aumentó en 97.000 millones de dólares, un 52 %.

Los bancos centrales han inyectado miles de millones de dólares en los mercados financieros para salvar la economía, pero una gran parte ha acabado en los bolsillos de los multimillonarios, que se han aprovechado del auge de los mercados bursátiles, señala el estudio.

«Definitivamente la pandemia ha sido una oportunidad de bonanza para las personas más ricas de la región«, aseguró a EFE la directora regional de programas para Oxfam en América Latina y el Caribe, Gloria García. En contraposición, el resto de la población ha visto, sin poder hacer nada, disminuir drásticamente sus ingresos, especialmente porque millones han perdido sus trabajos.

Pese a que Oxfam reconoce los esfuerzos de los gobiernos para apoyar con ayudas económicas a las personas, éstos «no han tomado las medidas suficientes para proteger a su población, para poderles proveer la protección social que se hubiera requerido durante este tiempo». América Latina es la región más afectada por la pandemia porque pese a que tiene el 8,4 % de la población mundial, ha «puesto el 30 % de los muertos, es decir, hay un millón y medio de personas que han fallecido y eso significa el 30 % de las muertes globales», afirma García.

Esto significa que los sistemas de protección de América Latina son más débiles que los de la mayoría o los del resto del mundo, expresa la funcionaria. Las cifras también dejan ver que en los países latinoamericanos muere casi el doble de personas que en los países ricos, precisamente porque los sistemas de salud no brindan atención adecuada a los enfermos y porque las «vacunas han llegado más tarde con una distribución que no siempre ha sido equitativa».

García indicó además que las más golpeadas por la covid-19 son las mujeres y que la paridad con los hombres se va a demorar más porque en América Latina ellas han perdido sus trabajos y eso aleja esa posibilidad. «Esta paridad se va a demorar unos 135 años todavía, es decir, se retrasó ese camino en el que íbamos y que no era nada halagüeño, eso nos ha empeorado bastante los tiempos para superar la desigualdad», puntualizó.

Para Oxfam, uno de los caminos para solucionar la crisis que atraviesa el mundo por la pandemia es gravar los grandes capitales con una especie de «impuesto solidario», mecanismo del que ya ha echado mano la humanidad para salir de situaciones económicas complejas derivadas de las guerras mundiales.

Ese impuesto sobre el capital sería suficiente para pagar las vacunas para todo el mundo, robustecer los sistemas de salud y para desarrollar acciones de protección y mitigación contra el cambio climático en las zonas más afectadas del planeta.

Relacionada: El problema con los camiones en América Latina y el Caribe