¡¿110 días?! Contenedores demoran el doble de tiempo en llegar a destino

Desde la aparición de la pandemia del Covid-19, el transporte marítimo no ha dejado de experimentar disrupciones, lo que se ha traducido en fuertes retrasos en la llegada de la mercancía a su destino final por vía marítima. Si bien la situación en terminales y servicios intermodales tendió a estabilizarse hacia finales del 2021, lo cierto es que ya está en nuevos peaks, situación sigue empeorando principalmente en los Estados Unidos y Europa.

Así, según un estudio realizado por Flexport, en las conexiones transpacíficas un contenedor tardaba entre 45 y 50 días en completar el trayecto hasta el puerto de destino, pero según la última medición, realizada el 2 de enero de 2022, ahora la media es de 110 días.

La congestión portuaria y los cuellos de botella que se están presentando en los puertos son problemas que, lejos de desaparecer, incluso están empeorando. De hecho, la situación en las rutas entre Asia y Europa es muy similar, habiendo pasado de una media de entre 55 y 60 días a los actuales 108.

Este fuerte incremento en los tiempos de tránsito también ha elevado en una proporción similar la demanda de contenedores. En este sentido, mientras que antes de la pandemia alrededor del 2% de la capacidad de los portacontenedores podía sufrir retrasos en la entrega, la cifra se ha elevado ya al 11% según Sea-Intelligence.

Por su parte, un informe de la entidad bancaria Jefferies asegura que la congestión portuaria y las ineficiencias seguirán siendo la tónica habitual a consecuencia de la reducción de la velocidad de los buques, los desvíos a otros puertos, los contenedores que permanecen atascados y no están circulando, y el aumento de los tiempos de descarga.

El Covid-19, por su parte, seguirá impulsando el gasto de los ciudadanos en nuevos artículos y las tasas del transporte marítimo podrían superar un nuevo récord en las próximas semanas.

Relacionada: Rutas marítimas desde Asia siguen sintiendo efectos de la congestión global