Ómicron: Transportistas piden a gobiernos no tomar medidas impulsivas

Los jefes del transporte han instado a los líderes mundiales a evitar reacciones instintivas a la variante Ómicron, que podría poner en mayor riesgo a los trabajadores del transporte y a la cadena de suministro global. Los trabajadores del transporte transfronterizo, incluida la gente de mar, la tripulación aérea y los conductores, deben poder seguir haciendo su trabajo y cruzar las fronteras sin normas de viaje excesivamente restrictivas, para mantener las cadenas de suministro en movimiento.

Lo anterior fue declarado por los jefes de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), la Cámara Naviera Internacional (ICS), la Unión Internacional del Transporte por Carretera y la Federación Internacional de los Trabajadores del Transporte (ITF) en una carta conjunta en la que piden a los gobiernos que no vuelvan a imponer en la frontera restricciones que limitan aún más la libertad de circulación de los trabajadores del transporte internacional.

La apelación se produce cuando los gerentes de barcos ya están teniendo que lidiar con un mayor caos de cambio de tripulación provocado por la variante Ómicron, según lo informado por Splash. Unas 60 naciones han vuelto a imponer diversos grados de restricciones de viaje a raíz del descubrimiento de la cepa Ómicron del coronavirus.

Una reunión de crisis con la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para discutir el impacto que las prohibiciones de viaje y otras restricciones en respuesta a la variante Ómicron tendrán en los trabajadores del transporte y la cadena de suministro mundial está programada para los próximos días.

Guy Platten, secretario general del ICS, dijo: «Este se siente como el día de la marmota para nuestros sectores de transporte. Existe un temor real y legítimo de que, a menos que los líderes mundiales tomen medidas coordinadas, veremos un regreso al pico de la crisis del cambio de tripulación en 2020, donde más de 400,000 marinos se vieron afectados por restricciones de viaje innecesariamente duras«.

Agregó que «nuestros trabajadores del transporte han trabajado incansablemente durante los últimos dos años durante la pandemia para mantener la cadena de suministro mundial en movimiento, y están en un punto de quiebre. Diciembre es tradicionalmente un momento ocupado para la gente de mar que regresa a casa con sus familias y los gobiernos les deben la oportunidad de pasar ese tiempo con sus seres queridos».

Willie Walsh, director general de IATA, dijo: «Después de casi dos años de lidiar con COVID-19, deberíamos haber progresado más allá de estas respuestas instintivas y descoordinadas. Los funcionarios de salud pública nos dicen que debemos esperar que surjan variantes. Y en el momento en que se detectan, la experiencia muestra que ya están presentes en todo el mundo. Las restricciones fronterizas que impiden que la tripulación aérea haga su trabajo no harán nada para evitar esto, al tiempo que infligirán un grave daño a las cadenas de suministro globales y las economías locales que aún se están recuperando», finalizó.

Relacionada: AIT Worldwide Logistics compra empresa norteamericana con red de 1200 transportistas