Nuevos desafíos del sector inmologístico

Tras las cifras récord alcanzadas en 2021 en cuanto a la inversión y absorción en el sector inmologístico, se prevé que en 2022 los resultados sigan manteniendo su solidez, aunque será difícil que se alcancen de nuevo los espectaculares registros del año pasado, especialmente en lo que se refiere a la contratación.

Las expectativas son altas, pero en este caso la venta de grandes portfolios como los de Montepino, los Gavilanes o Pulsar en 2021 han marcado un año muy especial para el sector. En cualquier caso, desde la consultora CBRE, esperan un razonable equilibrio entre la oferta y la demanda a lo largo del año, así como un evolución de las rentas similar a la registrada durante 2021.

Por su parte, las rentabilidades prime, que se mantuvieron por debajo del 4% en el último año, experimentarán una compresión adicional a corto plazo, pero de manera menos abrupta que la sufrida en los dos últimos ejercicios, acercándose así a niveles similares a las rentabilidades que presentan otros países cercanos a España.

En este sentido, conviene apuntar que la oferta de almacenes europea es actualmente insuficiente, siendo Francia, Alemania y España los mercados más populares por el crecimiento del e-commerce, lo que probablemente incrementará en los próximos cinco años el precio de los arriendos.

La oferta de proyectos logísticos a finales de este 2022 llegará a los 1.600.000 m², con una demanda impulsada precisamente por el comercio electrónico, que en 2021 ya supuso alrededor del 20% de la contratación inmologística, pero también por sectores como la alimentación, los retailers o la propia demanda de los operadores 3PLs.

Los desafíos de 2022

Pese a los diversos riesgos y oportunidades de índole macroeconómica y geopolítica, la inflación parece el principal desafío al que los inversores tendrán que enfrentarse a lo largo de este año, por delante de la crisis económica y las posibles restricciones que puedan establecerse por nuevas olas del Covid-19. De hecho, se calcula que tanto los costes del suelo como los de construcción crecerán a tasas superiores al 5% anual en Europa durante los próximos cinco años.

Así lo explican desde Savills Investment Management, insistiendo en que por las rentabilidades que ofrece el sector en España, que se encuentran a día de hoy en mínimos históricos, será necesario ir más allá de los grandes formatos e invertir en ciertos subsectores que pueden resultar muy prometedores, como por ejemplo la logística urbana y de última milla, los activos industriales ligeros y el almacenamiento refrigerado.

En lo que se refiere a las nuevas solucionespara la distribución urbana, los expertos del sector coincidieron en que serán cada vez más habituales los microhubs debido a las restricciones actuales para el acceso de lo vehículos al centro de las ciudades o la necesidad de cumplir con los plazos de entrega.

Por último, continuará la tendencia al desarrollo de naves logísticas ajustadas a elevados estándares de sostenibilidad, que cuenten con certificaciones referidos a factores ambientales, sociales y de gobierno corporativo.

Relacionada: El desafío para la distribución urbana es crear nuevas soluciones inmologísticas