Navieras no ajustan ni eliminan recargo BAF pese a mínimos del petróleo

Después de la debacle vivida el lunes donde el petróleo alcanzó un histórico precio bajo cero o negativo, el panorama no es muy alentador para los productores pero si para los consumidores, en éste caso las navieras, aunque sus clientes no están muy contentos al no ver el «traspaso» del ahorro por el combustible.

El recargo BAF o Bunker adjustment factor es un recargo existente desde hace más de 40 años y sirve para ajustar las tarifas de flete en relación a las fluctuaciones del combustible y las navieras se están viendo cada vez más presionadas a ajustarlo o eliminarlo, considerando que el precio del barril ronda los US$20 y sin mayores proyecciones de subir en el corto plazo.

Navieras no ajustan ni eliminan recargo BAF pese a mínimos del petróleo / Foto: Shutterstock

Para compensar la reciente caída de la demanda, las navieras ha respaldado estrictamente las tarifas de flete en las principales rutas comerciales, pero los embarcadores se quejan de que las líneas aún están cobrando BAF y recargos bajos en azufre de la OMI 2020, a pesar de la caída abrupta en los precios del combustible indica The Loadstar.

Si bien los precios de los búnkers es muy poco probable que se fueran a negativo, el precio de los combustibles con bajo contenido de azufre (LSFO) en Rotterdam ahora se ha reducido a menos de US$200 por tonelada, un tercio de su costo cuando el límite de 0,5% de azufre de la OMI entró en vigencia el 1 de enero.

Relacionadas: Drewry publica el primer precio referencial BAF para combustible bajo en azufre

Las navieras lanzaron fórmulas de recargos IMO2020 hacia fines del año pasado, para ser implementadas además de sus BAF, pero han tardado en recalibrar los cálculos para reflejar el colapso en el precio del combustible.

Además, dicen los freight forwarders, muchos de los BAF incluidos en los contratos Asia-Norte de Europa siguen vigentes a pesar de que las líneas de contenedores disfrutan de costos de combustible significativamente reducidos.

Mientras tanto, las navieras aprovechan al máximo los precios ultra bajos del búnker haciendo la ruta del Cabo de Buena Esperanza por África, ahorrando entre US$500.000 y US$750.000 en peajes del Canal de Suez por cada cruce e incurriendo, sólo, en unos US$200,000 en costos adicionales de bunker.

Los barcos de Ocean Alliance operados por CMA CGM en el circuito FAL3 / NEU5 también están tomando la ruta más larga a Europa, obteniendo importantes ahorros con el uso de la ruta del Cabo según señala Alphaliner.

Frente al incomparable nivel actual de viajes en blanco parece probable que las otras alianzas sigan su ejemplo y así maximicen sus ganancias antes de una caída más generalizada por lo efectos posteriores de la pandemia.

Relacionadas: Por qué la industria de contenedores necesita reemplazar el BAF con una nueva herramienta de fijación de precios?

*¿Qué significa el término naviero «BAF»?

El término naviero «BAF» significa «factor de ajuste del bunker» (Bunker Adjustment Factor en inglés); este es un ajuste a las tarifas de flete de las compañías navieras para tener en cuenta las fluctuaciones en el costo del combustible para sus buques o cargueros.

Fue creado en los años ’70 y se utilizo para mitigar el impacto de las crisis petroleras ocurridas en ésa época.

Los BAF negativos se vieron por última vez en 2009, con la crisis subprime en todo su apogeo y donde Maersk anunció un BAF negativo de US$-120 por 40 pies desde Asia hasta la costa oeste de los EE.UU.

A partir de 2014, la Comisión Europea y la Comisión de Comercio Justo de Japón, están estudiando el proceso utilizado para determinar el factor de ajuste del bunker y están discutiendo la posibilidad de eliminar la capacidad de los transportistas para establecer precios fijos.

Suscríbete y activa las notificaciones | Síguenos en RRSS @mascontainer