Más de 12.000 camiones se mantienen bloqueados en Ucrania

La Organización Internacional del Transporte por Carretera (IRU, en inglés) cifró recientemente en más de 12.000 camiones los bloqueados en Ucrania, tras el inicio de la invasión rusa a ese país. La organización internacional asegura que la situación cambia rápidamente y estima que las largas colas que se han formado en los pasos fronterizos en el flanco occidental del país provocan que el tránsito en la frontera ucraniana lleve un plazo de entre dos y cuatro días.

Los combates han obligado a muchos conductores a reorganizar sus rutas, especialmente en las conexiones entre Ucrania y Turquía, una vez que se han suspendido los servicios de transporte de carga rodada en el Mar Negro, para hacer el tránsito a través de Georgia, con retrasos que oscilan entre siete y diez días.

De igual modo, también se reportan casos de conductores atrapados en la frontera entre Ucrania y Rusia, así como en los límites entre Ucrania y Bielorrusia. Ante la gravedad de la situación, la IRU reclama que se apliquen medidas, dentro de las capacidades existentes en esta crisis.

Lo anterior es para facilitar la evacuación de los conductores profesionales atrapados, entre las que se incluyen el otorgamiento rápido de visados, la facilitación de un tránsito fronterizo rápido para los vehículos industriales y el levantamiento temporal de los límites en los tiempos de conducción y descanso, así como que se estipulen medidas humanitarias para los conductores atrapados.

Incomunicados por ciberataques

A medida que las ciudades de Ucrania son objeto de fuertes ataques con misiles por parte de Rusia y las tropas avanzan por el país, una contienda subterránea y menos visible está también afectando duramente a Kiev. Se trata de una serie de ataques cibernéticos a varios sitios web de los departamentos gubernamentales y bancarios de este país, que en ocasiones han llevado al colapso total de su sistema.

Cabe destacar, que los últimos ciberataques registrados en Ucrania han tenido una característica en común: han sido calificados como ataques de «denegación de servicio» (DDoS por sus siglas en inglés). Este tipo de ofensiva emplea bots, una herramienta digital que se usa para realizar tareas repetitivas, predefinidas y automatizadas, todo para inundar un servicio en línea, abrumándolo hasta que falla, se bloquea e impide el acceso de usuarios legítimos.

Relacionada: Estados Unidos y aliados buscan asfixiar economía rusa tras ataque a Ucrania