Maersk sortea exitosamente el segundo trimestre pese a impacto del Covid-19

La compañía danesa AP Moller-Maersk reportó una ganancia neta de US$443 millones para el segundo trimestre (Q2), comparado con la ganancia de US$154 millones para el mismo período de 2019.

Las ganancias de Maersk mejoraron a nivel de EBITDA en un impresionante 25%, a US$1.7 mil millones, a pesar del impacto de Covid-19, que vio caer los ingresos del grupo un 6.5% a US$9 mil millones en el Q1. Esto se debió a una caída del 16% en los levantamientos en sus operaciones de línea y una caída del 14% en el número de contenedores manipulados en sus terminales.

Esto se logró mediante una combinación favorable de tarifas de flete más altas, costos de combustible más bajos y ahorros sustanciales por la anulación de más de 160 salidas en balnco (blank sailings).

Soren Skou, CEO del grupo Maersk señaló: «Me complace que, a pesar de los vientos en contra, continuamos con nuestro historial de mejorar las ganancias y el flujo de caja libre. Nuestras ganancias operativas mejoraron en un 25%, marcando el octavo trimestre consecutivo con mejoras interanuales, impulsadas por un sólido desempeño de costos en todos nuestros negocios, menores precios del combustible y mayores tarifas de flete en el océano y una mayor rentabilidad en Logística y Servicios».

Aunque los volúmenes de línea de Maersk se desplomaron un 16%, a 2,9 millones de TEU, en el Q2, los ingresos obtenidos cayeron solo un 8,7%, a US$6.600 millones, ya que las tarifas de flete promedio aumentaron un 4,5% a US$1.915 por TEU, impulsadas por un aumento del 8,2% en las tarifas en la ruta este-oeste.

Las rutas de América Latina y el interior de América fueron los más afectados por Covid-19, con volúmenes que se contrajeron en un 25% y un 21% respectivamente, aunque la tarifa de flete promedio de Maersk para la ruta norte-sur aún aumentó en un 5.2%.

Maersk Spot ganó más impulso y ahora representa alrededor del 41% de su negocio al contado o a corto plazo.

Blank Sailings

Maersk registró una ganancia de US$265 millones por menores costos de combustible y US$151 millones en ahorros en la red, ya que los barcos se retiraron temporalmente de servicio para mitigar el impacto de una menor demanda.

Según Skou, el éxito de los agresivos programas de blank sailing en sus redes representó un «cambio estructural» que se repetiría si hubiera una segunda ola del virus y más cierres regionales. Y agregó: «Dado que nos ha funcionado tan bien, ¿por qué deberíamos cambiarlo?». 

Con menos cadenas hace una década, era difícil retirar capacidad, pero con la consolidación naviera, era menos probable que las salidas en blanco interrumpieran las cadenas de suministro de los clientes.

“En 2009 buscamos participación de mercado, pero la pandemia ha fortalecido nuestra determinación y queremos centrarnos en la rentabilidad y el servicio a nuestros clientes”, agregó el CEO.

Las terminales de contenedores de entrada de Maersk informaron una disminución del 10% en los ingresos, ya que el rendimiento de la caja disminuyó en un 14%, impulsado por el impacto de Covid-19, pero un «fuerte enfoque en las medidas de costos» trajo un «desempeño resistente» con un EBITDA sin cambios de US$186 millones para el trimestre.

El negocio de logística del grupo registró ingresos a la par con el año anterior, a pesar de una disminución en el volumen, lo que llevó a un EBITDA más del doble del nivel del año anterior, a US$97 millones.

Guía para el 2020

Maersk suspendió la guía para todo el año 2020 (EBITDA antes de los costos de reestructuración e integración de alrededor de US$5.5 mil millones) el 20 de marzo de 2020 debido a la pandemia de COVID-19, dadas las incertidumbres materiales y la falta de visibilidad relacionada con la demanda global de transporte y logística de contenedores.

A pesar de las incertidumbres relacionadas con Covid-19, Maersk restablece su guía para todo el año 2020 y espera que el EBITDA esté entre US$6.0 mil millones y US$7.0 mil millones, antes de los costos de reestructuración e integración.

Aún se espera que el crecimiento de la demanda global de contenedores se contraiga en 2020 y para el Q3 se espera que los volúmenes se recuperen progresivamente con una expectativa actual de una contracción de un dígito medio. Se espera que el crecimiento del volumen orgánico en Ocean esté en línea con el crecimiento medio del mercado o sea ligeramente inferior.

La perspectiva y la guía para el 2020 están sujetas a incertidumbres significativas relacionadas con la pandemia de Covid-19 y no toman en consideración una segunda fase de confinamiento. La guía también está sujeta a incertidumbres relacionadas con las tarifas de flete, los precios del combustible y otros factores externos.

MasContainer Radio

 

Minuto Comex

Concepto Logístico

Análisis de la Semana