Los países de Latinoamérica con más bajos estándares en ciberseguridad

 

Un estudio de la Escuela Clark de la Universidad de Maryland, señala que, como promedio,  cada 39 segundos hay un ciberataque . La seguridad informática es uno de los temas que genera mayor preocupación en vista de la cantidad de ciberataques que suceden a nivel mundial y por ello en Hacknoid dieron cuentan de un par de estudios que dan cuenta de esa realidad, según publicaron en InFormaSeg.

Latinoamérica está presente y varios de sus países figuran con bajos estándares de ciberseguridad.  Pero ¿Cuál es el estado de los países en materia de ciberseguridad? Los siguientes tres informes entregan un mapa acerca del nivel de vulnerabilidad existente en el mundo y en la región:

Global Comparitech

En base a estadísticas recopiladas en 2018, este estudio analizó a 60 países y consideró 7 criterios de análisis, como el porcentaje de ataques de malware financiero, a móviles y computadoras, criptomineros, además de la legislación del país en este tema, entre otros.

Los puntajes obtenidos van del 0 al 100, considerándose a un país “no ciberseguro” al que estuviese cerca del máximo de 100 y al país con una cifra cercana a 0 como “ciberseguro”.

¿Cuáles países lideran el ranking mundial de ciberseguridad según esta investigación? Japón es el que lidera la lista, seguido por Francia, Canadá, Dinamarca y Estados Unidos.

En el otro polo, donde se ubican los países menos ciberseguros, figuran Argelia, Indonesia, Vietnam y Tanzania. La región latinoamericana no queda bien parada en este informe de seguridad informática, figurando a mitad de ranking países como México (42), Colombia (39) y Argentina (37).

Symantec

El estudio, realizado por la empresa de ciberseguridad Symantec, y que valoró las amenazas de ciberseguridad en el mundo (157 países), se basa en ocho métricas: malware, spam, phishing hosts, bots, ataques de red, ataques web, ransomware y cryptojacking. A nivel regional, los países más inseguros son Brasil, México y Venezuela.

Este informe de seguridad informática y de ciberataques en el mundo coloca a Chile en quinto lugar (la misma posición que el informe de 2017), siendo el ataque más recurrente el ransomware, técnica hacker para bloquear dispositivos y pedir dinero como “rescate” para que vuelva a funcionar normalmente.

Global Cybersecurity index

Finalmente, este informe destaca el nivel de compromiso de los gobiernos para contrarrestar las amenazas de ciberseguridad en el mundo.

En este ranking mundial de ciberseguridad, Reino Unido, Estados Unidos, Francia y Lituania están entre los países con un alto compromiso para enfrentar las amenazas de ciberseguridad. Mientras tanto, en el segmento medio, se ubican países como Chile, Brasil, Panamá y Ecuador.

¿Qué dejan estos datos?

Según Hacknoid el que una nación sea más segura que otra, se debe, principalmente, a que ponen a la ciberseguridad en una posición estratégica dentro de sus políticas públicas por medio de fuertes legislaciones.

Estas normativas están enmarcadas en regular la protección de datos, estandarización de la seguridad informática, implementación de medidas, obligación de auditorías de ciberseguridad, protección de firmas digitales y transacciones electrónicas, responsabilidad y compromiso de los proveedores de servicios de Internet, entre otros aspectos.

Por otro lado, el sector privado debe contar con todos los recursos disponibles para resguardar la protección de su información, con el fin de no arriesgar datos críticos de las empresas y de sus clientes.

La lectura de estos informes de seguridad y ciberataques en el mundo reflejan las vulnerabilidades de la región latinoamericana en este campo y lo mucho que todavía debe avanzar en los próximos años para ponerse a la par con las regiones más ciberseguras del mundo, informó Hacknoid.

Seguridad en las empresas

Akira Sato, CEO y director de Sistemas en InFormaSeg señala que las empresas deben tener a su disposición información clara que les permita disminuir riesgos a través de indicadores cuantitativos y cualitativos, así como mejorar los procesos de seguridad y dirigir las acciones e inversiones con mayor precisión, optimizando el retorno y minimizando complicaciones en el entorno organizacional.

La idea es generar información de forma clara y realista de la gestión de riesgos, todo a partir del cruce de datos recogidos de las actividades operativas, tácticas y estratégicas de la gestión de la seguridad. Es decir, una meta importante siempre será  elevar los estándares de seguridad empresarial; crear flujos de información claros; entregar indicadores claves de rendimiento para facilitar la gestión de los riesgos, la seguridad de la organización además de controlar de manera eficaz las actividades rutinarias a nivel operativo, entre otros aspectos.