Los Ángeles y Long Beach NO están operando 24/7

Pese a lo anunciado hace algunas semanas, los puertos californianos de Los Ángeles y Long Beach (LA-LB), ubicados en la costa oeste de Estados Unidos, no han logrado operar las 24 horas del día, los siete días a la semana, en un plan vivazmente difundido en la prensa nacional e internacional.

Los puertos asentados en la bahía de San Pedro, en California, llevan meses enfrentando una de las congestiones más grandes de la historia comercial. El analista de la industria marítima, portuaria y logística, Jon Monroe, informó a la prensa local que, en realidad, se llevan a cabo “operaciones portuarias 16/5”.

De acuerdo a sus datos, sólo TTI es la única terminal que se abrió a la actividad 24/7, pero “tuvo menos de 10 camiones que se presentaron durante las horas de descanso”. El analista también cuestionó si las autoridades “saben algo que nosotros no sabemos” en relación a la nueva postergación de la medida de sobrecargo por la estadía de contenedores en los depósitos, que nuevamente fue postergado (esta vez para el 29 de noviembre).

De acuerdo a Monroe, citado por los diarios estadounidenses, hay rumores acerca de que las autoridades se han percatado de los problemas que implica la aplicación de este nuevo recargo. Uno de ellos puede ser que  Puerto de Los Ángeles, anotó a septiembre como el mes más ocupado en los 114 años de su historia. En detalle, según comentó la Autoridad Portuaria local, este septiembre supera en un 2,3% el récord anterior de septiembre, de 883.625 TEU.

Congestión afecta también a Rotterdam

Aunque el volumen de rendimiento en el puerto de Rotterdam, el más grande de toda Europa, ahora está por encima de los niveles de 2019, se ve limitado por varios desafíos logísticos que el puerto está tratando de abordar, dijeron los funcionarios en una conferencia de prensa. Es probable que la congestión y los cuellos de botella en el tráfico de contenedores en movimiento a través del puerto persistan hasta 2022.

Lo anterior, podría afectar la recuperación económica después de la pandemia de Covid-19 dijeron los funcionarios. Y agregaron que la máxima prioridad inmediata era mejorar la confiabilidad de los itinerarios, pero eso era difícil ya que la flota global de barcos se ha reducido efectivamente en un 25% debido a los tiempos de espera más largos en los puertos clave de Asia y los Estados Unidos, informa Reuters.