Lo que la automatización e IA pueden hacer por la industria de alimentos por Miguel Álvarez

Después de la minería, el sector alimenticio es el más significativo en Chile en cuanto a volumen de exportaciones y número de trabajados directos e indirectos que emplea. Además, es la industria que ofrece mayor potencial de crecimiento, pues es un sector clave para el futuro de la humanidad.

Pero este presente y futuro no se condice con la forma de operar de algunas de las empresas alimenticias de Chile, muchas de ellas de gran tamaño. Esto, debido al escaso uso que hacen de la Inteligencia Artificial (IA) en sus procesos como una forma de eficientar su operación.

En efecto, el grado de automatización del sector alimenticio en Chile es muy bajo, entre un 20% y 33% están en sus primeras pruebas de conceptos o pilotos abordando áreas puntuales, usando desarrollos y equipos de programadores internos, nada muy industrial, potente ni validado.

Todo esto, a pesar de los múltiples beneficios que está mostrando el uso de la IA en las áreas de pronóstico y abasto.

De partida, la automatización permite enfocar a los equipos en temas más estratégicos y menos operativos, y segundo, el uso de más datos habilita la toma de decisiones empresariales más rápidas, inteligentes y rentables, y en tiempo real, generando una mayor precisión en la calidad del pronóstico de un 30 a 50% respecto a cualquier otra tecnología.

Un tercer punto clave para aquellas instituciones que quieren reducir el desperdicio de alimentos en la cadena de producción es que como resultado de un mejor pronóstico y una optimización de la decisión de abastecimiento se produce una menor merma de dichos alimentos, lo que en Europa y EE.UU. es un tema que ha adquirido una gran relevancia los últimos años.

Relacionadas: Cool Chain Association lanza programa piloto para reducir pérdida de alimentos

A pesar del hambre existente en el mundo, alrededor del 50% de los alimentos se bota, lo que sin duda es una cifra escandalosa cuando existen las tecnologías que permiten que aquello no ocurra.

Dicho porcentaje de caducidad en los alimentos se puede bajar en el mundo a un 20-30% en forma rápida con la IA; lo que demuestra que es en esta industria donde esta tecnología tiene más sentido de existir.

Un cuarto punto en material de beneficios tiene que ver con el negocio mismo de la empresa: permite balancear de mejor forma la estrategia comercial de la compañía en cuanto al nivel de servicio que quiere darle a sus clientes versus cuánto cuesta dicho nivel de servicio. Si te equivocas en lo que pediste en la compra, muchas veces se debe botar.

Desde el mundo de la logística podemos aportar mucho a resolver problemas de eficiencia de las empresas, y de gestión de productos alimenticios en países con distintos niveles de desarrollo. Pronosticar la demanda a la industria de alimentos y bebestibles se ha tornado esencial.

Un ejemplo a seguir durante la pandemia, la cadena británica de supermercado Morrison, ha mostrado significativas mejoras en sus niveles de inventario y menores quiebres de stock versus sus competidores. Esto, gracias a la IA que detecta fluctuaciones en factores influenciadores de la demanda y anticipa el comportamiento de clientes. Para saber más de éste caso de éxito (en inglés) haz clic AQUÍ

por Miguel Álvarez, VP Industry para Latinoamérica de Blue Yonder

Blue Yonder, empresa que forma parte del council o comité asesor de la iniciativa #12 de sustentabilidad de la ONU -consumo responsable y producción- que espera reducir la merma en retail y el desperdicio en la etapa post-cosecha.

*Las opiniones son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan, necesariamente, el pensamiento de MasContainer.

MasContainer Radio

 

Minuto Comex

Concepto Logístico

Análisis de la Semana