Litio: Expertos mexicanos escépticos sobre mineras estatales

Las autoridades mexicanas esperan que una compañía estatal de litio recién creada catapulte al país a la vanguardia de la revolución de la energía verde, pero expertos de la industria dijeron a Reuters que es probable que los altos costos y la indiferencia internacional obstaculicen esos planes.

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, nacionalizó los vastos depósitos de litio del país en abril, con la esperanza de sacar provecho de la creciente demanda del metal por parte de los fabricantes de baterías para vehículos eléctricos (EV).

El gobierno de Obrador dice que no está seguro del valor exacto de los depósitos de litio de México, pero ha citado estimaciones anteriores de que podrían valer más de cuatro veces la deuda externa de México, que los datos de Refinitiv cifraron en US$ 215.770 millones en junio.

El gobierno espera que la minera estatal se lance dentro de seis meses, pero ha dado pocos detalles sobre cómo operará. El litio generalmente se extrae de rocas duras o salmueras, pero el litio de México se encuentra principalmente en depósitos de arcilla, de los cuales el metal nunca se ha extraído comercialmente, y los expertos de la industria dudan de que México pueda hacerlo sin experiencia privada.

Bolivia, que tiene el recurso de litio más grande del mundo, ha intentado sin éxito durante años producir litio comercialmente utilizando su empresa estatal. “Estamos contando nuestros pollos antes de que nazcan”, dijo Jaime Gutiérrez, presidente de la asociación minera de México, en una conferencia esta semana.

La asociación había advertido anteriormente sobre la información limitada sobre los depósitos de litio del país y dijo que la exploración y el desarrollo de minas podrían pesar mucho en las finanzas públicas. Ganfeng de China ha estado desarrollando el proyecto de litio más grande de México en un depósito de arcilla en Sonora.

Ganfeng espera que la mina Sonora produzca 35.000 toneladas de litio por año, una cifra que catapultaría a México a las filas de los principales actores internacionales. Ganfeng no respondió a las solicitudes de comentarios sobre cómo lo afectaría el plan de nacionalización. El gobierno ha estado revisando los contratos con Ganfeng y otros, y también está considerando producir litio en una planta geotérmica en la península de Baja California y la región semidesértica del centro del país.

El Servicio Geológico de EE. UU. estima que los recursos de litio de México se ubican entre los 10 principales a nivel mundial, aunque las reservas en Chile y Argentina se comprenden mejor y, por lo tanto, atraen más inversiones. En geología, los recursos son una estimación general y difieren de las reservas, que indican la cantidad de un metal que podría producirse comercialmente.

El analista de BTG Pactual, César Pérez, estimó que la empresa estatal mexicana podría tardar al menos siete años en comenzar la producción. Aunque el aumento de la demanda eventualmente atraerá a la industria hacia el litio de México, los analistas temen que con la tecnología existente sea demasiado costoso extraer el litio comercialmente.

Relacionada: Argentina confirma producción de baterías de litio para diciembre