Las cadenas de suministro reaccionan al conflicto Ucrania – Rusia

Ucrania sigue demostrando ser resistente frente a la invasión de Rusia. Este último está aceptando fuertes sanciones y empresas internacionales cortan lazos. El rublo, que cayó un 30 por ciento en un momento dado, recuperó alrededor de un tercio de su terreno perdido después de que el banco central de Rusia duplicó con creces las tasas de interés del 9,5 por ciento al 20 por ciento con la esperanza de que los depósitos más altos pudieran compensar los riesgos de inflación y depreciación de la moneda.

Heavy Lift publicó que las grandes empresas de energía están cortando lazos con el país. BP, Equinor y Shell se encuentran entre la lista de compañías que anunciaron su terminación de conexiones con la industria petrolera rusa. Para Shell, esto implica salir de sus empresas conjuntas con Gazprom, con sede en Rusia, y entidades relacionadas.

Esto incluye su participación del 27,5 por ciento en la instalación de GNL Sakhalin-II, su participación del 50 por ciento en el desarrollo petrolero de Salym, así como la empresa de energía Gydan. Shell también tiene la intención de poner fin a su participación en el proyecto del gasoducto Nord Stream 2. Total Energies, por su parte, dijo que ya no proporcionaría capital para nuevos proyectos en Rusia.

Las líneas navieras también se están retirando de Rusia. Ocean Network Express (ONE) suspendió las reservas hacia y desde el país, al igual que MSC Mediterranean Shipping Company, con la excepción de bienes esenciales como alimentos, equipos médicos y bienes humanitarios que continuarán siendo aceptados y examinados para su entrega. Anuncios similares han sido hechos por Hapag-Lloyd y CMA CGM, y Maersk se unirá a la creciente lista en los próximos días.

El transporte aéreo está sintiendo efectos más inmediatos. Los cierres del espacio aéreo están interrumpiendo las conexiones entre Asia y Europa. Según los informes, la aerolínea de carga Air Bridge Cargo (ABC), parte del Grupo Volga-Dnepr, retiró la mayoría de su flota de Europa después de que las prohibiciones de la Unión Europea y el Reino Unido se afianzaran.

Pero los impactos en el extremo de carga pesada del sector probablemente serán más severos ya que el destino de la flota mundial de AN-124 está en juego. Controlado por Antonov de Ucrania y Volga-Dnepr de Rusia, es inverosímil pensar que no habrá implicaciones a largo plazo. Antonov tiene su sede y opera su mantenimiento en los aeropuertos ucranianos.

Las fuerzas militares rusas ya atacaron el aeropuerto Antonov (Hostomel) (propiedad de la compañía de fabricación de aviones Antonov y operado por Antonov Airlines). La destrucción del AN-225 Mriya de Antonov, el avión más grande del mundo, es una gran pérdida para la industria de la aviación y la carga pesada.

El CEO de Flexport, Ryan Petersen, dijo: «La principal instalación de Antonov para mantenimiento y piezas de repuesto está en Kiev, y al menos se ha vuelto inactiva y probablemente será destruida si no lo ha hecho ya. La flota de Antonov es antigua y requiere un mantenimiento constante y el reemplazo de piezas de repuesto para mantenerla en el aire. Ese mantenimiento se ha vuelto mucho más difícil ahora y las piezas de repuesto imposibles de adquirir por el momento».

Finalmente, para el sector de carga aérea en general, el impacto más significativo en este momento es el enrutamiento en lugar de la capacidad, dijo Flexport. La necesidad de reorientarse alrededor de la zona de conflicto está extendiendo los tiempos de tránsito y aumentando las emisiones. Es probable que haga que las tasas se disparen aún más.

Relacionada: América Latina: Cómo se comportan las monedas tras conflicto entre Rusia y Ucrania