La nueva realidad requiere nuevas tecnologías

El sector logístico se ha visto obligado en los últimos meses a consecuencia de la pandemia por el coronavirus, a enfrentar nuevos retos y a adaptarse a una realidad que requiere altas dosis de innovación y una apuesta clara por la digitalización del negocio y por el uso de nuevas soluciones y tecnologías.

«La logística ya no es una commodity sino un valor añadido para las empresas y un vector para generar empleo», ha apuntado Francisco Aranda, presidente de UNO, que aboga por una «transformación rápida para hacer frente a la competencia internacional» y ha solicitado un tratamiento fiscal favorable para aquellas empresas que inviertan en tecnología para la digitalización.

En este contexto, la Organización Empresarial de Logística y Transporte UNO, y la consultora Everis han presentado el informe sobre ‘Tendencias tecnológicas post COVID-19 en el sector logístico’, que tiene como objetivo ayudar a las empresas a identificar los retos del sector y las tecnologías y operativas clave para afrontarlos.

El informe identifica en primer lugar los principales retos que el sector de la logística tiene en la actualidad, algunos derivados del impacto de la pandemia y otros producidos por la propia evolución del negocio, del consumo y de la sociedad y que son la omnicanalidad, la seguridad y el bienestar, tanto para empleados como para los clientes.

Asimismo, la cadena de suministro inteligente para automatizar procesos, es importante, al tiempo que se avanza en la digitalización, la logística verde, el talento 4.0, con el foco en las personas como lo más importante en las organizaciones, los modelos colaborativos, que buscan el beneficio en la rentabilidad de las operaciones y los nuevos modelos de negocio, como capacidad de adaptación.

Tecnologías clave en la nueva logística post Covid

El documento, como manual de gestión para implantar la logística en las empresas con la digitalización como herramienta principal, destaca siete tecnologías principales que, con una inversión razonable, pueden tener un impacto inmediato en la operativa diaria, con un retorno más rápido de la inversión. En los primeros puestos se sitúan el Big Data, la tecnología RPA, las soluciones de IoT y trazabilidad avanzada.

En primer lugar, en el ámbito logístico, el uso de Big Data permite mejorar la toma de decisiones y la definición de estrategias, mientras que la tecnología Robotic Process Automation, permite la automatización del proceso de pago a proveedores, conciliación de órdenes de compra, hojas de entradas de materiales y facturas, y lanzamiento de órdenes de pago respectivas por ejemplo.

A su vez, el IoT y la trazabilidad avanzada son dos tecnologías que se combinan con la finalidad de obtener control total y en tiempo real de toda la cadena de suministro, sobre la base de que el valor que aporta esta información aumenta cuando es compartida con el resto de agentes implicados y se explota mediante otras tecnologías como Big Data.

A todas ellas le siguen el iBPMS (Intelligent Business Process Management Systems) como soluciones low-code enfocadas a una gestión más inteligente y optimizada de los procesos de negocio mediante la automatización.

De igual manera, también tendrán amplios campos de aplicación la Realidad Aumentada y analítica de imagen, con múltiples aplicaciones prácticas en el sector logístico, la Inteligencia artificial, machine learning, chatbots que puede ayudar a mejorar el dimensionamiento y la distribución de los almacenes y del stock.

Y en último lugar la Gamificación, simulación y realidad virtual con aplicación a los planes de formación que motivan a los empleados y aumentan la seguridad en las operaciones.

Relacionada: