Juan Alberto Páez de Asonav y la solución base a la crisis logística actual

En el sector transporte se ha presentado lo que muchos llaman una «Tormenta Perfecta», una serie de hechos que nunca antes habían estado en conjunto y que generaron todas las complicaciones que se viven en la actualidad.

La fuerza del mercado se ve impactada y con una volatilidad importante debido a muchos factores que son relevantes. Hablamos de la pandemia de la Covid-19, las congestiones portuarias en los principales terminales del mundo, la crisis en las cadenas de suministro global, la escasez de contenedores, las altas tarifas de los operadores logísticos y los nuevos hábitos de consumo de los clientes, entre otros.

Juan Alberto Páez, Director Ejecutivo de la Asociación Nacional de Navieros y Agentes Marítimos (ASONAV), durante el webinar denominado «Situación actual del transporte aéreo y marítimo internacional», que fue organizado por ANDI, analizó el mimento que vive la industria mundial y cómo han enfrentado las diferentes problemáticas.

¿Cuál ha sido la evolución que ha presentado el comercio exterior?

El comercio exterior, en los último años, ha tenido un ritmo de crecimiento realmente importantes. Desde finales del siglo XX, gracias a todas las políticas de globalización, el comercio marítimo aumentó su volumen por sobre al Producto Interno Bruto mundial. Es más, en el 2017 comparado con las cifras del 2000, el comercio exterior mundial creció el doble. Incluso, proyecciones de Untad han establecido para el 2022 un aumento a tasa anual de 3,2%.

¿Qué factores generaron este crecimiento importante y tan inusitado?

Uno de los principales es la globalización del comercio mundial, y por lo mismo, esto motivó una respuesta de todos los actores que conforman esta industria. Debieron reaccionar los puertos, las compañías logísticas, los transportistas terrestres, los ferroviarios y las líneas navieras. Obviamente las navieras lo hicieron respecto a su capacidad instalada, aumentando la demanda para la construcción de nuevos buques y más contenedores.

¿Una amenaza para este crecimiento es la volatilidad del mercado?

Evidentemente, y esa volatilidad nace en particular por guerras comerciales, recordemos que la más importante en los últimos años es la que protagonizaron China y Estados Unidos, donde ambos responden con el 25% del comercio mundial. Obviamente la volatilidad del petróleo afecta al mercado porque muchas naciones dependen de él para subsistir y porque es un insumo básico para el funcionamiento de la industria naviera. Por último tenemos la interconexión global y la inestabilidad política, algo que ciertamente estamos viviendo actualmente.

¿Cómo influye la alta competitividad que se observa entre los operadores logístico del sector marítimo?

Es muy fuerte. El crecimiento sostenido de la capacidad instalada de las líneas navieras generó, como era de esperar, una competencia muy agresiva entre las compañías. Esta competitividad derivó en que existieran grandes pérdidas de rentabilidad en el sector del transporte naviero durante un buen tiempo. Es más, la segunda mitad de este siglo fue un período donde las firmas perdieron dinero o trabajaron sencillamente a ras.

Hay que tomar en consideración, que la competitividad se vio fuertemente influenciada por la pandemia en 2020, más aún porque surge en China, el mayor exportador del mundo, el país que está altamente integrado a la economía global y donde están situados 7 de los 10 puertos con mayor actividad de contenedores del planeta.

¿Los cambios de patrones de consumo en países como Estados Unidos, alteró el normal desarrollo de la industria?

Totalmente. Recordemos que el Gobierno Federal de Estados Unidos, con la finalidad de evitar una recesión económica, entregó subsidios y estímulos fiscales a la población, repartiendo dinero a manos llenas. Esto motivó efectivamente cambios en los patrones de consumo, con una demanda importante de productos originarios en China y con el E-Commerce como vía de transacción. De más está decir, que esta reactivación, generó presión en las cadenas de suministro con la consecuencia actual de la crisis logística y congestión portuaria.

¿Cuál es la solución a la crisis en las cadena de suministro?

La solución base supone trabajar tanto en la oferta como en la demanda de los servicios navieros. Obviamente, el ajuste de la demanda se dará en la medida que los niveles de consumo occidental se vaya atenuando y, de igual forma, esto se irá dando cuando se reposicionen más contenedores vacíos oriente. Por otro lado, un ajuste en la oferta supone agregar más capacidad en las principales rutas comerciales, tanto de buques como de contenedores. Evidentemente, esto tomará tiempo para ejecutar.

Relacionada: Seguros y disrupciones en el transporte marítimo