Jorge Vega: “El comercio exterior chileno ha crecido y ha sido exitoso gracias a los agentes de aduana”

Un completo análisis a la labor que realizan los agentes de aduanas realizó Jorge Vega Díaz, quien con cerca de 30 años de experiencia en el rubro conversó con MasContainer sobre el trabajo que deben realizar y las complejidades que surgen en la cadena logística por la cantidad de trámites en diferentes servicios por falta de una ventanilla única que simplifique las importaciones y exportaciones.

“Con la documentación de embarque que debe entregar un cliente, si es una importación, tiene que entregar la factura comercial y si viene con un tratado de libre comercio, el certificado de origen, de seguros, si es vía marítima, el conocimiento de embarque; si es aéreo, guía aérea; si es terrestre, la carta de porte. Toda esa información la analizamos y revisamos que cumpla con todas las formalidades, que sean coherentes los documentos y una vez revisados procedemos a tramitar la declaración de importación o exportación, según sea el caso”, especificó el agente de aduanas.

Jorge Vega: “El comercio exterior chileno ha crecido y ha sido exitoso gracias a los agentes de aduana”. @mascontainer

“En ese punto se hace la clasificación arancelaria, porque el servicio de aduana es quien reporta las estadísticas de las mercaderías que se importan al Banco Central, que va junto con la balanza comercial, entonces informa los montos de las importaciones y los productos que se están importando”, añadió Vega.

Explica que cada producto tiene una clasificación dentro del arancel aduanero, es como el vademécum, desde lo más simple hasta lo más procesado y elaborado como artículos electrónicos y ahora con la biotecnología, la cibernética y la robótica debemos saber clasificar donde corresponde eso productos que ya están llegando con inteligencia artificial, como robots para el retail.

«El conocimiento que debe tener un agente de aduanas es muy amplio, no se limita a ser un mero llevador de papeles, tenemos que dar la correcta clasificación arancelaria, pero también la correcta valoración de las mercancías».

El experimentado agente de aduanas, explicó a MasContainer, que una de las importaciones más extrañas que le ha tocado en su carrera son ratones, “porque entre nuestros clientes atendemos a varias universidades, las cuales tienen doctores que hacen investigación y necesitan los ratones para hacer los análisis y pruebas de campo, entonces necesitan ratones vivos. También abejas madres, tenemos clientes que importan maquinaria y a veces abejas reina, y exporta miel y también la comercializa en el mercado nacional. También atendemos un hospital clínico que traen instrumental específico para un área determinada. Hay doctores que trabajan en investigación, se ganan un proyecto, y nosotros le importamos todo lo que necesita para sacar adelante ese proyecto.

“El conocimiento que debe tener un agente de aduanas es muy amplio, no se limita a ser un mero llevador de papeles, tenemos que dar la correcta clasificación arancelaria, pero también la correcta valoración de las mercancías, porque los impuestos que se pagan cuando la mercancía está afecta a impuesto –cuando el país del que proviene no está suscrito a un tratado de libre comercio- tiene que pagar el 6% de derecho de aduana y el IVA, que va sobre el 6%, más el valor aduanero que generalmente es el valor CIF, pero en alguno casos hay que agregar la comisión cuando hay un representante en Chile, por eso se denomina valor aduanero y los impuestos se determinan a través del valor aduanero”, destacó.

Ventanilla única

Jorge Vega, destacó que se hace necesario la habilitación de una ventanilla única para realizar los trámites de importación y exportación, que además sea vía web con el fin de agilizar los trámites y eliminar los cuellos de botella.

“La idea viene de los años ’90, antes se llamaba ventanilla única, hoy se llama Sistema Integrado de Comercio Exterior (SICEX), pero esto aún no está implementado porque hay servicios como el Instituto de Salud Pública y el Servicio de Salud que no participan y tienen mucho que ver cuando estás importando productos alimenticios: Tienes que sacar un certificado de destinación aduanera, ante el instituto de Salud Pública que permite que la mercadería ingrese y después ellos la van a chequear que si estás importando carne no haya perdido la cadena de frío, que no venga en malas condiciones”, ejemplificó.

«Cuando todos los organismos públicos se integren a SICEX, los agentes de aduana no tendremos que ir físicamente a las oficinas a tramitar un certificado de destinación aduanera, sino que lo vamos a hacer on line».

El agente explicó a MasContainer que “en la actualidad existen una serie de trabas que dificultan la logística como el hecho que la legislatura en materia sanitaria es muy antigua -data del año 1934- y se demoraban 72 horas en entregarnos el documento para poder tramitar una declaración de importación. En el caso del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), si tramitaste el certificado de destinación aduanera para pasar por los Libertadores a Chile y el paso estaba cerrado y deciden cruzar por otro paso, la Aduana acepta la declaración de importación que tramité en Los Andes, pero el SAG no permite el certificado de destinación aduanera tramitado en las Quinta Región… tengo que tramitar de nuevo”.

“Todos esos pasos de más que se producen en la cadena logística, son los que se van a superar habiendo una ventanilla única de comercio exterior, los documentos se podrán utilizar en todo el territorio nacional y además lo vas a poder hacer on line, te vas a demorar 5 minutos”, señaló.

Costos y responsabilidades

 Jorge Vega detalló que existen muchos costos asociados a las importaciones que son cancelados por los agentes de aduana, “como por ejemplo los certificados del SAG, en el Servicio de Salud, para retirar el contenedor hay que pagar la garantía del contenedor en la naviera, porque eres dueño del contenido y no del contenedor, así es que tienes que tomar una póliza de seguro para sacar el contenedor desde el terminal portuario, pagar para que transfieran el contenedor desde la cubierta del barco a piso. Si el cliente no hizo llegar a tiempo los certificados y la nave ya está en el puerto, hay que pagar almacenaje y porque te suban el container al camión”.

“Hay mucha gente que dice que los agentes de aduanas son carísimos, es absolutamente falso, porque solo miran el total, pero nosotros anexamos todas esas facturas de pagos que realizamos por cuenta del cliente. Al final están los gastos de despacho que es lo que nosotros cobramos por manejar los papeles y luego vienen nuestros honorarios que son pactados libremente entre el importador o exportador y nosotros”, explicó.

También destacó que ellos son ministros de fe de lo que se está importando o exportando, por lo que “nuestros clientes deben cumplir a cabalidad con todo lo que las normas establecen, el cliente tiene que ser honesto contigo y decir lo que trae, porque nosotros trabajamos con documentos no con mercancía. Hay casos en que el contenido no coincide con los papeles, Aduana retiene esa mercancía, le aplica una multa al importador y a nosotros nos llaman. Por ejemplo, si hay droga, se incorpora una causa por presunción de contrabando la que va al Tribunal Tributario Aduanero y el juez nos podría citar a declarar para ver si estamos o no coludidos con el cliente.

En el caso de la propiedad intelectual, detalló que “sobre todo cuando nuestro país firmó el tratado comercial con Estados Unidos, se comprometió a velar por el no ingreso de productos falsificados. Hoy nuestro país tiene una tarjeta roja con Estados Unidos, porque permanentemente están llegando juguetes falsificados. Hay clientes que dicen que traen peluches, y dicen que no son de marcas registradas, que son comunes y corrientes, los tramitamos como peluches y si Aduana se encuentra con mercancía afecta a propiedad intelectual, nos llama y nos da 5 días para que nuestro cliente haga llegar un documento que acredite que él pagó el royalty y las licencias de los productos. Si no los han pagado, hacen una denuncia al Tribunal Tributario Aduanero, generalmente esos productos son destruidos, porque los abogados que representan a estas empresas no aceptan que sean regalados porque eventualmente pueden terminar siendo vendidos en el mercado informal”.

“Nuestro trabajo no es tan simple como mucha gente piensa, no somos un mero tramitador o llevador de papeles, nosotros protegemos al Estado, porque si alguien está incumpliendo, no va a pasar las mercancías y nosotros tenemos la obligación de reportar”, expresó Vega.

“A partir del año 2014 el Servicio Nacional de Aduanas ha incrementado su dotación, hasta ese entonces tenía una dotación de mil 200 funcionarios, cuando Chile comienza los tratados de libre comercio habíamos en el mercado unos 150 agentes de aduana, hoy somos más de 260, más los Courier, con una media de 30 funcionarios por agencia. Tenemos más de siete mil empleados y el comercio exterior chileno ha crecido y ha sido exitoso gracias a nosotros porque el servicio de aduana nunca habría podido tramitar, gestionar y procesar todas la importaciones y exportaciones que se generan a los largo del país con la dotación de gente que tiene”, finalizó el agente de aduanas Jorge Vega a MasContainer.

Por Arturo León Dal Pozzo