Joaquín Saldaña de Huawei y el impacto de las energías limpias en la era digital

Sin lugar a dudas, lograr una neutralidad en emisiones de carbono es un objetivo común de varias empresas y gobiernos. Evidentemente, cada vez más el mundo es consciente de las afectaciones al medioambiente derivadas de la actividad humana.

Por otro lado, estamos siendo testigos del creciente consumo de energía derivado del uso de la tecnología en la vida diaria y en las actividades productivas a nivel mundial, tecnologías que han permitido alcanzar mayores y mejores estadios de bienestar a la humanidad en general.

Entonces, cabe la reflexión de si consumimos menor energía para afectar en menor medida al medioambiente y a la vez hacemos un uso cada vez mayor de tecnología, que conlleva mayor consumo de energía, para lograr mejores niveles de bienestar. Una paradoja que muchos tratan de dilucidar.

El respecto, Joaquín Saldaña es director de Estrategia y Marketing de Huawei Latinoamérica, en foro de conversación organizado por la empresa de tecnología, entregó puntos de vista sobre la irrupción de las soluciones en medio de estrategias medioambientales.

«Cuando hablamos de nuevas tecnologías, tales como 5G, inteligencia artificial (IA), big data, IoT, metarverso, blockchain, nos referimos a tecnologías de rápida adopción a nivel global, que conllevan altos consumos de energía. Mucho del consumo energético de estas tecnologías se da en sus puntos de conexión y procesamiento, es decir sitios de comunicaciones y centros de datos», comentó Saldaña.

Ahora bien, agregó que «se estima que la potencia consumida globalmente tan sólo por centros de datos y sitios de comunicaciones alcanzará 950 y 660 billón kwh durante el año 2025, lo que representará 3% y 2%, respectivamente, del consumo de energía global. Por ello, la clave está en construir nuevos sistemas de potencia basados en nuevas fuentes de energía».

En el corto plazo, la generación, transmisión, distribución, uso y almacenamiento de energía se construirán sobre tecnología electrónica digital y de potencia. Es decir, los bits y los watts trabajarán juntos para procesar más bits con menos watts.

«Las fuentes de energía renovables o limpias, como la geotérmica, eólica o solar, que actualmente están proliferando, están siendo complementadas por dispositivos de inteligencia artificial para un uso y almacenamiento más eficiente. Ya no se trata simplemente de generar electricidad, mediante IA, ahora podemos identificar los momentos de máxima generación de manera inmediata y a su vez podemos almacenar la energía en sistemas manejados igualmente con inteligencia artificial para el momento de mayor demanda, alcanzando mayor eficiencia en la generación y consumo», dijo Joaquín Saldaña.

Si bien la generación, transmisión y almacenamiento de energía son una parte muy importante en las estrategias para lograr una neutralidad de carbono, no es suficiente. Se debe trabajar del lado del consumo de igual forma, incorporando tecnología digital para reducir lo más posible el desperdicio de energía.

Al respecto, dijo el experto, «las empresas proveedoras de tecnología de comunicaciones están trabajando en desarrollar nuevas tecnologías que hagan más eficientes los sites y reduzcan su huella de carbono. Hace algunos años cuando se veía un site de comunicaciones celulares, la imagen era de una muy robusta torre de comunicaciones con múltiples antenas, alimentada por plantas eléctricas de corriente directa y alterna a diferentes voltajes».

Sin embargo, ahora la tendencia tecnológica de la industria es a la reducción drástica de la huella física y huella de carbono de esas instalaciones. «Lo que anteriormente requería de grandes instalaciones para varios racks de comunicaciones se reduce drásticamente, ya que ahora en un rack se pueden alojar todo el equipamiento necesario, desde energía hasta comunicaciones».

En términos de los centros de datos la historia no es muy diferente, los nuevos data centers se están construyendo de manera modular y prefabricados, aumentando la eficiencia en la construcción y energía requerida para ello, además de emplear fuentes de energía renovable con eficientes sistemas de baterías.

Joaquín Saldaña comentó finalmente en su intervención que «las ventajas también son en términos de consumo eléctrico, ya que los nuevos y más modernos sistemas de transmisión óptica trabajan de manera más eficiente pues se ha logrado evitar las transiciones de señales ópticas a eléctricas para la conmutación, haciéndose ahora todo 100% de manera óptica reduciendo drásticamente el consumo de energía».

El ritmo creciente de las inversiones en investigación y desarrollo de las grandes empresas, hacen pensar en un mejor futuro gozando de las ventajas de las tecnologías en nuestra vida diaria, reduciendo el impacto al medioambiente.

Relacionada: Impulsan la presencia de mujeres en tecnología y ciberseguridad