Javier Sánchez Prieto, CEO de Iberia: «El alza en precio de combustibles es complejo, pero es demasiado pronto para hablar de una nueva crisis»

La pandemia de la Covid-19, de manera particular, puso a prueba la capacidad de gestión de todos los sectores económicos mundiales. A todo nivel, las compañías debieron enfrentar una crisis nunca antes vista y que motivó cambios radicales en la visión futura para mantenerse competitivos.

El transporte aéreo, sea de carga o pasajeros, desde el inicio de la pandemia en el año 2019, reformuló estrategias y adaptó sus flotas de aviones para mantener sus operaciones, centradas en las necesidades de envíos de mercancías más que traslados de pasajeros que, por entonces, debió asumir los confinamientos.

Javier Sánchez Prieto, CEO de Iberia, en conversatorio organizado por América Economía, analizó el momento que afronta el sector del transporte aéreo, asumiendo que se perciben signos de recuperación, pero se mantienen las amenazas de nuevas complicaciones.

¿De qué forma se está comportando el mercado aéreo en la región?

Sinceramente, nuestra visión de la región es bastante optimista. La experiencia nos está diciendo que a medida de que se vayan abriendo las restricciones sanitarias, la demanda se irá recuperando. Esto está pasando en todos lados y las nuevas rutas que estamos abriendo a Estados Unidos es un ejemplo de que existe la demanda.

Iberia siempre apostó por mantener la conectividad con Latinoamérica durante la pandemia por un tema humanitario y esa iniciativa les ha dado un buen resultado. Nos dimos cuenta que gracias a esa apuesta hemos recibido una mayor fidelización de nuestros clientes, hemos notado que en la recuperación del tráfico ha sido mejor de lo que pensábamos. A lo largo del tiempo tejimos una red muy tupida de conexiones entre Europa y América Latina, es una seña distintiva de Iberia. Somos un puente entre las dos regiones.

¿Cuán importante es la participación de los gobiernos para normalizar el sector aéreo?

Definitivamente es clave. Los gobiernos se tienen que hacer conscientes de la importancia que tiene la conectividad y de que, cuando facilitan eso, no están ayudando a un grupo de empresarios a hacer mucho dinero. La conexión es un gran avance que ha traído progreso y si algo ha quedado claro con la pandemia es que el mundo sin aviones no funciona. Si miramos a Europa, hoy día puede viajar todo el mundo, los precios son muy baratos y hay tantas conexiones.

¿Cuánto puede afectar a la recuperación del sector el aumento en el precio de combustibles dado principalmente el conflicto en Ucrania?

La verdad es que el nuevo escenario que vive la industria aérea, dado al aumento de los precios de los combustibles tras el estallido de la guerra entre Rusia y Ucrania, así como la ola inflacionaria que ha dejado la pandemia y que el conflicto bélico ha venido a agravar, es complejo, pero es demasiado pronto para hablar de una nueva crisis.

Durante la crisis pasadas el precio del petróleo llegó a estar en US$ 130 el barril y en cuestión de meses cayó hasta los US$ 40. ¿Quiere esto decir que es lo que va a suceder ahora? No, pero tampoco creo que debamos asumir que los precios estarán por encima de US$ 100 por los próximos dos años.

¿De igual forma hay que adaptarse a esta realidad?

Eso sí. Hay que entender que la industria aérea no está caracterizada por tener niveles de rentabilidad y, además, viene muy golpeada de la pandemia, entonces no es posible pensar o asumir que un crecimiento de los precios de este nivel se pueda asumir simplemente por el balance de las compañías. Esto no va a ser posible si se prolonga la situación. Pero yo soy moderadamente optimista, yo creo que si la guerra termina pronto, mucho de esta situación volverá a su cauce.

¿Cómo asumen la situación inflacionaria que existe en varios países?

Estamos viendo una gran diferencia entre la inflación nominal y la subyacente que incluye elementos de volatilidad como alimentos y combustibles. Entonces, si desaparecen los elementos volátiles, muchos de ellos causados por la guerra, probablemente la inflación estará en números más razonables.

Relacionada: Transporte Aéreo se concentra en los vuelos carbono neurales