Interrupciones en cadena de suministro sería hasta el 2023

Visibilidad, velocidad y variabilidad, los tres conceptos en conjunto generan ventajas competitivas.

Si bien es cierto, los evidentes problemas de la cadena de suministro que se extienden por la economía estadounidense están mejorando para algunas empresas, las soluciones a largo plazo podrían tardar mucho más, esto según los alcances entregados por los responsables de Intel Corp y que fueron proporcionados en la Cumbre del Consejo de Directores Generales de The Wall Street Journal.

Patrick Gelsinger, director general del mayor fabricante de chips semiconductores del mundo por ingresos, Intel, dijo en la cumbre que «la crisis de la cadena de suministro mundial durará hasta 2023, en parte porque se necesitan tres años para construir una nueva fábrica. Se construirá una nueva megaplanta en Estados Unidos para evitar retrasos en los envíos y acercar la producción al mercado».

La lucha de las empresas por conseguir lo que necesitan ha sido múltiple: La alta demanda y los cuellos de botella han ralentizado el comercio internacional, la pandemia ha transformado la mano de obra y ha exacerbado la escasez de la misma, y los graves fenómenos meteorológicos han limitado el acceso a las fuentes de algunos materiales cruciales.

La interrupción de la disponibilidad y la calidad de los bienes y servicios ha afectado tanto a las pequeñas empresas de todo el país como a las más grandes, como los fabricantes de automóviles. Las dificultades han hecho que los directivos de las empresas se preocupen menos por los costos y se centren más en satisfacer la demanda de los clientes.

Julie Sweet, consejera delegada de la consultora Accenture, afirmó que «las cadenas de suministro no se transfieren de la noche a la mañana y que los cambios globales tardarán en producirse. China seguirá siendo un proveedor importante en todo el mundo«, añadió.

La empresa se ha visto muy afectada por la escasez de semiconductores y componentes electrónicos. «Creemos que el período en el que nos encontramos es el peor», dijo Gelsinger, y añadió que «Intel había permitido que sus cadenas de suministro se consolidaran en Asia, dejando a la empresa sin el equilibrio geográfico para hacer frente a las interrupciones».

Por último, anunció además que la compañía tiene planes para una gran fábrica de Estados Unidos que llamó «megasitio» para mover la producción más cerca de donde se necesitan los chips.

Relacionada: Semiconductores y 5G, el nuevo problema en las cadenas de suministro