Incertidumbre se mantiene en el mercado de los portacontenedores

El modelado de Sea-Intelligence sugiere que el CTS ha alcanzado los 150 puntos este mes.

La invasión de Ucrania por parte de Rusia, los recientes confinamientos en China por el Covid-19 y el incidente de otro buque de Evergreen en Estados Unidos un año después de lo sucedido en el Canal de Suez están contribuyendo a generar un clima de incertidumbre en el mercado de los portacontenedores y aumentando los riesgos para las navieras.

Según Splash, hasta ahora, ellas han sabido gestionar el caos creado por la pandemia, obteniendo de hecho un beneficio antes de intereses e impuestos de 214.000 millones en 2021. Esto explica en parte que los precios estén bajando en un momento de graves interrupciones de la cadena de suministro, aunque en tiempos de extrema volatilidad, las cosas pueden cambiar muy rápido.

En este sentido, como explican en la consultora Drewry, las noticias que llegan de China hablan de un corte en el suministro por el cierre o desaceleración de las fábricas, lo que supondrá una reducción de la demanda para las navieras. Además, las reservas realizadas con anterioridad al año nuevo chino, para evitar posibles problemas de congestión, han generado una especie de vacío en la demanda posterior.

Congestión Portuaria

El comportamiento de las tasas va a depender, en este sentido, de lo que dure la situación en el país asiático y del impacto de la guerra en Ucrania, aunque un cambio así podría acelerar la recuperación de la cadena de suministro de contenedores y contribuir a una bajada de los precios.

En este sentido, desde la consultora estiman que la capacidad efectiva de los portacontenedores se ha reducido en un 17% respecto a la capacidad potencial en 2021, y se esperan cifras similares en 2022. Esta es la base de los beneficios de las navieras y lo que les ha permitido esquivar todos los riesgos que les rodean.

Sin embargo, la incapacidad para realizar una predicción fiable sobre los problemas de congestión implica que el sector debe estar preparado para diferentes escenarios. De hecho, no se espera una normalización del mercado de contenedores antes de 2023, en gran parte por las medidas de China para contener el virus.

En definitiva, los últimos acontecimientos a nivel internacional no han alterado las perspectivas de la consultora para 2022, cuando se esperan numerosas disrupciones, tarifas muy elevadas y una elevada rentabilidad para las navieras.

Relacionada: Portacontenedores autónomo tiene exitoso viaje de prueba en costas de Japón