Impacto socio-económico de la crisis en Ecuador

Las manifestaciones y protestas de comunidades indígenas de Ecuador ya cumplen más de diez días, situación que mantienen bajo presión al gobierno de Guillermo Lasso, y que por el momento, no parece tener una pronta solución.

Es más, según publica EMOL, lejos de bajar su intensidad, el conflicto que encabeza la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) y a las que se han sumado estudiantes y trabajadores, se ha agravado aumentando su grado de violencia, el cual ha cobrado la vida de por lo menos 4 personas desde que comenzó.

Cabe recordar, que Conaie denuncia el alto costo de la vida en la dolarizada economía ecuatoriana, que intenta recuperarse de los efectos de la pandemia en medio de la tendencia al alza de precios alrededor del mundo. En concreto, piden una reducción de los precios de los combustibles que se dispersaron no sólo en Ecuador, sino que también, en gran parte de América Latina.

El movimiento también exige una moratoria para el pago de deudas de campesinos con la banca, el control de precios agrícolas, más empleo, suspender concesiones mineras en territorios indígenas y más presupuesto para salud, educación y seguridad. «Convoqué al diálogo y la respuesta fue más violencia. No hay intención en buscar soluciones», aseguró Guillermo Lasso.

Asimismo, la Conaie, exigió al mandatario poner fin a los estados de excepción para poder sentarse a dialogar una salida pacífica del conflicto. La negativa del Gobierno fue clara: «No podemos levantar el estado de excepción porque eso es dejar indefensa a la capital, y ya sabemos lo que sucedió en octubre de 2019 y no lo vamos a permitir», dijo el ministro de Gobierno, Francisco Jiménez, al canal Teleamazonas.

Consecuencias económicas

El líder indígena Leonidas Iza, comentó a Reuters que «Guillermo Lasso, debe reconocer la realidad que enfrenta el país y no dejarse distraer por las cifras del Fondo Monetario Internacional (FMI) si quiere solucionar los problemas económicos y sociales que vive a diario el pueblo».

Además, comentó que creen que el libreto impuesto por el FMI está acentuando los efectos económicos causados por la pandemia en los más pobres del país. Mientras tanto, el Gobierno dijo que está logrando reducir un abultado déficit fiscal, aumentando las reservas internacionales y encaminando a la nación hacia una reactivación económica con participación de la inversión privada.

Leonidas Iza profundizó diciendo que «es la referencia de los números la que permite imponer al Fondo Monetario Internacional, pero esos números no permiten mirar la realidad. El Gobierno pretende gobernar únicamente viendo los números positivos. Se tiene que conjugar lo que está pasando en la realidad sin desequilibrar también el tema internacional«, añadió.

Cabe decir, que Ecuador mantiene un acuerdo con el organismo internacional por US$ 6.500 millones de dólares que concluye este 2022. El plan ha incluido aumento de impuestos, revisión de subsidios y una mayor cobertura de ayudas económicas a sectores vulnerables.

La crisis interna que vive Ecuador, ya ha afectado negativamente el normal funcionamiento de la economía local, y de extenderse en el tiempo estas manifestaciones, muy probablemente tendrá un impacto en el comercio exterior y la logística de los países que mantienen vínculos comerciales con dicho país.

Relacionada: Ecuador busca acuerdos comerciales con 10 mayores economías mundiales