IMO dice: «No habrá retraso en la implementación de la norma para el 2020»

«Puedo decir categóricamente que no habrá una demora», dijo Edmund Hughes, jefe de contaminación del aire y eficiencia energética en la OMI, durante la Conferencia de Asia Pacífico sobre el petróleo (APPEC) en Singapur.

A partir de 2020, las reglas de la OMI prohibirán a los barcos utilizar combustibles con un contenido de azufre superior al 0,5 por ciento, en comparación con el 3,5 por ciento actual, a menos que estén equipados con los llamados depuradores (scrubbers) para limpiar las emisiones de azufre. Esto se aplicará mediante multas impuestas por los estados miembros de la OMI.

Las regulaciones de la OMI crearán un campo de juego nivelado para la industria naviera global y, si se retrasara, podría llevar a la implementación de diferentes reglas en diferentes regiones, creando mayores niveles de incertidumbre para la industria global, dijo Hughes.

«Una demora en la regulación dañaría la reputación y la credibilidad de la OMI como un organismo normativo para el transporte marítimo internacional y daría lugar a más medidas regionales y nacionales para controlar la contaminación atmosférica de los buques», dijo.

Frederick Kenney, director de asuntos legales y relaciones externas con la OMI, dijo por separado que incluso si los estados miembros proponían una moción para cambiar la fecha de implementación, tomaría 22 meses para que las enmiendas entren en vigencia, más allá de 2020.

«Hay que ver qué tan fuerte era la mayoría para implementar … 2020 y los defensores de cualquier cambio podrían cambiar ese consenso», dijo Kenney a Reuters en una conferencia de envíos de Capital Link en Londres.

Un documento presentado a la OMI por Bahamas, Liberia, Islas Marshall y Panamá junto con las asociaciones navieras BIMCO, INTERTANKO e INTERCARGO pidió formas de reunir y analizar datos para ver si era necesario hacer cambios a las regulaciones de 2020. El escrito decía que los desafíos en la implementación de las regulaciones «deben resolverse satisfactoriamente en los próximos meses a fin de preservar el flujo fluido del comercio marítimo».

Las industrias navieras y de refinación de petróleo están luchando por prepararse para el cambio y han realizado grandes inversiones para cumplir con los nuevos estándares desde que se anunciaron en 2016.

Algunas navieras han sido lentas para responder y han argumentado que la carga del cumplimiento de los estándares de combustible más estrictos de la OMI debería recaer en los refinadores para producir combustibles de bajo contenido de azufre.

«(Esto) es una regulación a navieras y es sorprendente cuántas veces he escuchado que este es un problema de refinación», dijo Savvas Manousos, jefe global de operaciones de Maersk Oil Trading, en la conferencia. «La responsabilidad del cumplimiento recae en la industria del transporte marítimo, no en la industria de refinación», dijo Manousos, agregando que las dos industrias deben trabajar juntas para abordar el problema global.

Maersk Oil Trading compra combustible marino para su empresa matriz, A.P. Moller-Maersk, y es uno de los mayores compradores de combustibles para buques en el mundo.

Fuente: Bloomberg

 

Minuto Comex Latinoamérica

Análisis de Noticias