Gibraltar lucha contra la fuga de petróleo del siniestrado buque granelero OS-35

Aumentan los temores de contaminación por la fuga de petróleo del buque granelero OS 35 varado frente a la costa de Gibraltar tras el accidente ocurrido esta semana y donde la colisión dejo el casco severamente comprometido.

Gibraltar luchaba el viernes por minimizar cualquier impacto ambiental de una fuga de combustible de un granelero tres días después de que colisionara con un petrolero, mientras surgían informes de aves petroleadas y banderas rojas en las playas de España y el enclave británico informa Reuters.

El gobierno de Gibraltar en el extremo sur de España dijo que se había retirado todo el combustible diésel de los tanques del OS-35 varado. El jueves, las autoridades comenzaron a bombear fuel oil pesado de la embarcación cuyo casco se rompió el miércoles por la noche.

Las imágenes de drones mostraron una mancha de petróleo que se extendía más allá de la barrera instalada junto a la embarcación, pero las autoridades dijeron que la fuga había disminuido significativamente, con solo un brillo visible dentro de la barrera, pero no acumulaciones de petróleo negro como el jueves.

Las operaciones de desnatado dentro de la barrera han extraído unas 12 toneladas (13,23 toneladas) de una mezcla de petróleo y agua.

También desplegó equipos de limpieza para eliminar el petróleo de la costa. “La situación está siendo monitoreada de cerca y constantemente y se está haciendo todo lo posible para minimizar los efectos nocivos para la vida silvestre”, dijo el gobierno en un comunicado, señalando que había “recibido informes de un pequeño número de aves petroleadas”.

El OS-35 transportaba una carga de barras de acero y más de 400 toneladas de combustible cuando chocó con un buque cisterna de gas natural licuado el martes y comenzó a derramar fueloil pesado en el mar.

En España, las autoridades prohibieron nadar en una playa después de que una marea negra llegara a la orilla. “En los próximos días se realizará un seguimiento de las aguas de baño para observar cómo evoluciona hasta que no haya riesgo para la salud”, dijeron las autoridades sanitarias locales españolas.

El OS-35 es propiedad de Oldstone Management de Grecia, mientras que el transportador de GNL está controlado por Oman Ship Management.

Relacionadas: Buque granelero colisiona con buque de GNL y se hunde parcialmente frente a Gibraltar