Gastón Cedillo de IMT: «La pandemia nos demostró lo frágiles que somos en cuanto a la organización mundial de producción y consumo»

Estamos en tiempos dinámicos, en tiempos cambiantes y la logística es una herramienta que nos permite alinear esos esfuerzos con estrategias. El mundo se está ordenando en base a las cadenas de suministro y eso está en la mente de tomadores de decisiones a nivel mundial.

Esto lo podemos ver en todo momento, incluso existe personas que están muy apegadas a las cadenas donde participan regularmente y incluso a su región. Esta situación es una alerta, principalmente porque tiene beneficios y desventajas como cualquier cosa.

Gastón Cedillo, del Instituto Mexicano del Transporte (IMT), durante el webinar «China +1 : Rediseño de las cadenas de suministro frente a un nuevo orden industrial», organizado por COMCE, analizó los cambios que de han producido en las cadenas de suministro a nivel global y cómo el contexto regional se volverá clave en el desarrollo futuro de la economía mundial.

¿Cuál es la importancia de contar con nodos logísticos en América?

Los nodos estratégicos a nivel latinoamericano, son zonas fundamentales en este desarrollo de las redes logísticas internacionales que se están construyendo. En ese contexto, tener un lugar en América del Norte, por ejemplo, para suministrar y estar dentro del mercado chino es clave. Optar a un China +1 (China Plus One), generará necesariamente un reintegro en las cadenas de suministro frente a este nuevo orden industrial.

¿La pandemia sacudió las estrategias y el modo de operar de las empresas?

Con toda seguridad. La logística fluye a través de cadenas de suministro, sean estos flujos de RRHH, energía, información, financiero o físicos (transporte). Ciertamente los tres últimos son los más utilizados, pero hemos dejado inconscientemente de lado los primeros. Sin embargo, la pandemia, nos hizo pensar de golpe en la importancia de los RRHH, donde gran parte de las cadenas se sustentaron durante estos dos años en la estructura de salud, las personas y el trabajo a distancia. Afortunadamente, este aspecto lo comenzamos a valorar durante la crisis y ya está siendo incorporado directamente en las decisiones y objetivos.

¿Se visualizó entonces un cambio en el contexto de Globalización?

En gran parte sí, por eso es válido preguntar cómo tomar buenas decisiones y que sean dinámicas ante eventos de interrupción de las cadenas de suministro. Es claramente una situación muy compleja de establecer por lo cambiante que es. Las detenciones nos pusieron en alerta sobre lo fundamental que resulta pensar en cadenas globalizadas o si lo prefiere continentalizadas. Un estudio del Instituto Tecnológico de Massachussets determinó aspectos a tomar en cuenta para entender la globalización. Estos son la regionalización y la creciente influencia de las ciudades como polos atractores de flujos.

¿Depende mucho de las buenas ubicaciones que puedan tener los hub logísticos?

No necesariamente. Existe lugares, que no forzosamente están bien ubicados en el mapa, pero que cuentan con infraestructura, organización y tecnología, mejoran la conectividad y logran posicionarse como hub logísticos. Además, la pandemia nos demostró lo frágiles que somos en cuanto a la organización mundial de producción y consumo. Nos mostró que hay mercados que son muy dependientes de zonas de producciones lejanas como China, cuando estos sucumben por alguna razón como la Covid-19, generan un efecto dominó que impacta a todos los demás.

¿Cuál es la importancia de dar un valor logístico a las infraestructura?

Las carreteras, las rutas, las plataformas logísticas, redes de comunicaciones, todas son base fundamental del despliegue de las cadenas de suministro. Estas estructuras deben estar consideradas como de interés prioritario, esto porque son las que permiten que exista fluidez en las cadenas de suministro. Particularmente la infraestructura de transporte es fundamental para el crecimiento económico.

¿Qué rol juega el marcado chino en las cadenas mundiales?

En un mundo donde la conquista territorial es obviamente inviable, China busca controlar las infraestructuras y las cadenas de suministro para lograr influir en sus vecinos, y así, abrirse paso como nueva super potencia. Actualmente, China tiene rutas marítimas y terrestres para conectar con Europa y África. Esto lo hacen porque están bien posicionados al desplegar infraestructura a otros territorios tras fortalecer los propios. De esa manera intenta superar comercialmente a su gran competidor: Estados Unidos.

El valor de la logística es permitir a las organizaciones cumplir con los requerimientos de servicio al cliente, al tiempo que se minimizan los costos de la cadena de suministro y se maximizan los beneficios para todos los participantes.

Relacionada: Grandes marcas sucumben ante interrupciones en cadenas de suministro