Evergrande: Crecientes riesgos de incumplimiento profundizan crisis en bolsa

Los temores de incumplimiento continúan acechando al Grupo Evergrande de China pese a los esfuerzos de su presidente para aumentar la confianza en la empresa asediada, ya que los mercados buscaban una posible intervención de Beijing para detener cualquier efecto dominó en la economía global.

Por otro lado, los analistas minimizaron la amenaza de que los problemas de Evergrande se convirtieran en el «momento Lehman» del país, aunque las preocupaciones sobre los riesgos de un colapso desordenado de lo que alguna vez fue el promotor inmobiliario más vendido de China han sacudido los mercados informó Reuters.

En un esfuerzo por revivir la confianza maltratada en la firma, el presidente de Evergrande, Hui Ka Yuan, dijo en una carta al personal que la compañía confía en que «saldrá de su momento más oscuro» y entregará los proyectos inmobiliarios como prometió. El presidente también dijo que Evergrande cumplirá con las responsabilidades de los compradores de propiedades, inversores, socios e instituciones financieras.

«Creo firmemente que con su esfuerzo concertado y arduo trabajo, Evergrande saldrá de su momento más oscuro, reanudará las construcciones a gran escala lo antes posible», dijo Hui, sin dar más detalles sobre cómo la empresa podría lograr estos objetivos.

Según el diario económico Caixin, la empresa debe pagar en los próximos 12 meses más de 800.000 millones de yuanes (US$127.500 millones, 105.000 millones), pero solo dispone de un 10% de esa cantidad.

Inversores nerviosos

Las acciones de Evergrande llegaron a bajar este martes hasta un 7% en la Bolsa de Hong Kong si bien al cierre moderaron la caída hasta el 1,3%. Los títulos sufrieron el lunes un descenso del 10% y se situaron en su nivel más bajo en una década. El bono de la compañía al 8,25% con vencimiento en 2022 está un 75% por debajo del nivel de finales de mayo, según Bloomberg.

Sin embargo, las preocupaciones sobre los efectos secundarios estaban muy al frente y al centro de la mente de los inversores. S&P Global Ratings rebajó la calificación de Sinic Holdings (Group) a ‘CCC +’ el martes, citando la falla del desarrollador chino de «comunicar un plan de pago claro».

«No es probable que el gobierno chino intervenga para dar apoyo directo a la promotora endeudada china Evergrande Group», señalaron los analistas de S&P Global Ratings. «No esperamos que el gobierno dé ningún apoyo directo a Evergrande», añadieron, y reiteraron que Pekín «solo se verá obligado a intervenir si hay contagio de gran alcance que provoque la caída de varias promotoras importantes y plantee riesgos sistémicos para la economía».

En otras partes de Asia, persistió una amplia presión de venta, ya que los inversores huyeron de los activos más riesgosos ante los temores de contagio de Evergrande. Los mercados de China continental están cerrados por vacaciones, mientras que los mercados de Hong Kong, donde cotiza la empresa, estarán cerrados el miércoles.

El gobierno chino ha guardado silencio sobre la crisis en Evergrande y no se mencionaron los problemas de la empresa en los principales medios estatales durante un día festivo.

Una prueba importante para Evergrande llega esta semana, y la empresa debe pagar US$83,5 millones en intereses relacionados con su bono de marzo de 2022 el jueves. Tiene otro pago de US$47,5 millones que vence el 29 de septiembre para los billetes de marzo de 2024. Ambos bonos incurrirían en incumplimiento si Evergrande no liquida los intereses dentro de los 30 días posteriores a las fechas de pago programadas.

Riesgo de derrumbe

El gobierno chino ayudará a Evergrande al menos a obtener algo de capital, pero es posible que tenga que vender algunas participaciones a un tercero, como una empresa estatal, dijo Iris Pang, economista en jefe de ING para la Gran China en una nota de investigación. «La escisión de negocios secundarios, por ejemplo, aquellos que no son negocios de tipo de bienes raíces residenciales, probablemente se hará primero».

«Después de eso, podrían venir las ventas de participaciones que son el núcleo del negocio de Evergrande», dijo Pang. «Sin embargo, no creemos que sea inevitable que Evergrande sea comprada por una empresa pública y se convierta en una empresa pública».

Los analistas de Citi en una nota de investigación dijeron que los reguladores pueden «ganar tiempo para digerir» el problema de los préstamos en mora de Evergrande al indicar a los bancos que no retiren el crédito y extiendan el plazo para el pago de intereses.

Esos analistas dijeron que había una «creciente preocupación de los inversionistas por el potencial derrame de riesgo» de la crisis de la deuda de Evergrande, considerando el potencial drenaje de liquidez para los desarrolladores privados debido a la mayor dificultad para obtener crédito bancario.

Aún así, Citi dijo que si bien la crisis de incumplimiento de Evergrande era un riesgo sistémico potencial para el sistema financiero de China, no se perfilaba como el «momento Lehman de China».