En busca de la huella de carbono por Laura Landeta de Green Logistics

Cuando hablamos de huella de carbono, nos referimos a la cantidad de gases de efecto invernadero que se emiten a la atmosfera, esto debido a la producción de un producto específico, la realización de un evento, el funcionamiento de una empresa o la actividad de una comuna.

El desafío del nuevo estándar de combustible IMO2020 será un gran aporte si hablamos del transporte marítimo.
El desafío del nuevo estándar de combustible IMO2020 será un gran aporte si hablamos del transporte marítimo.

Esta medición considera la cantidad emitida de los 6 gases que están considerados con potencial de provocar un efecto invernadero en la atmósfera (dióxido de carbono (CO2), metano (CH4), óxido nitroso (N2O) y los gases fluorados (HFCs, PFC, SF6).

Sin embargo, No todos tienen carbono en su estructura, por lo que se mide el potencial que cada uno tiende a provocar este efecto invernadero y, una vez cuantificados, se lleva todo a una misma unidad, que es el carbono para facilitar conversiones y comparaciones. Es por esto que se habla sólo de la huella de carbono.

Esta medición considera tanto las actividades que generan emisiones que son de directa responsabilidad o ejecución de quien las mide, como también algunas indirectas, asociadas a producción de insumos, servicios o gestión de residuos provenientes de la actividad principal.

¿Qué hacemos para medir esos niveles? Lo primero que hacemos es reunirnos con nuestro cliente y entender bien para qué y por qué quiere medir la huella de carbono y así poder recomendarle mejor un enfoque y alcance: ¿Es para tener un input de gestión operacional? ¿Es para ingresar a un nuevo mercado y es una exigencia del comprador? ¿Va a ser usado comunicacionalmente? ¿Es parte de una estrategia de un grupo económico y servirá para medir el cumplimiento de una meta de reducción anual?

Entendiendo eso, podemos definir si mediremos la huella desde una mirada organizacional u operacional y si considerar o no edificios corporativos, separar la medición o no por unidad de negocio, medir huella para el ciclo de vida de un producto, etc. Luego, claramente viene el entender a fondo el proceso y su cadena de valor, para incluir todas las emisiones que están involucradas.

De un tiempo a esta parte, las empresas han adquirido una conciencia clave. En Green Logistics, cuando partimos con nuestras primeras reuniones, veíamos que el mundo logístico miraba con distancia los temas relacionados con la sustentabilidad. No era algo que los clientes les estuviesen exigiendo aún y, siendo un rubro muy competitivo y sensible a los costos, cualquier acción en este sentido era percibido como un costo o gasto sin mucha retribución.

Claramente esto ha cambiado y mucho más rápido de lo que todos imaginamos. Medir y reportar la huella de carbono es parte de la mayoría de las licitaciones internacionales y de todos los estándares de reportabilidad corporativa. La sustentabilidad se ha transformado en un atributo deseado por los consumidores, quienes incluso están dispuestos a pagar más por productos que sea amigables con el medioambiente y la cadena logística tiene mucho que decir o mejor dicho hacer al respecto, si consideramos que un alto porcentaje de las emisiones indirectas de un producto están dado por su transporte, sobre todo para nuestros productos cuando son vendidos en el otro lado del mundo.

O sea que, tanto desde el lado regulatorio como por el lado comercial, esto es ya un deber, si lo que se busca es un negocio sostenible en el tiempo. Esto sin considerar los beneficios que trae para el equipo interno el hecho de construir y trabajar en una empresa con un propósito sólido y “verde”.

Ahora, todo lo anterior sólo ocurre cuando esto es hecho de forma seria y responsable. El volumen e inmediatez de información ya no permite campañas medioambientales sólo para “la pantalla”. El concepto de Green washing es fuertemente castigado.

En definitiva, el gran desafío que ha sido el nuevo estándar de combustible IMO2020 será un gran aporte si hablamos del transporte marítimo. En el mundo terrestre, sin duda la electromovilidad es la invitada estrella como también el suministro de energías renovables para los procesos que sean intensivos en consumo de electricidad.

Por Laura Landeta, Ingeniero Civil Bioquímica de la PUCV.

Directora de Ingeniería en Green Logistics.

www.greenlogistics.cl

*Las opiniones son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan, necesariamente, el pensamiento de MasContainer.

MasContainer Radio

 

Ever Given y Avería Gruesa en Análisis de la Semana

Rescate y Remolque de buque a la deriva en Noruega

¿Qué es y para qué sirve un TMS?