Empresas latinoamericanas impulsan iniciativas para sostenibilidad en tiempos de crisis

La crisis generada por la pandemia del Covid-19, no sólo aceleró por ejemplo la transformación digital en las empresas privadas, sino también la adopción de un enfoque medioambiental, social y de gobernanza, todos criterios que se introdujeron en 2004 por el Pacto Mundial de las Naciones Unidas (OUN) y que hoy se incluyen cada vez más en el corazón del negocio de algunas empresas en latinoamericanas.

Las metas en reducción de emisiones, consumo de agua y energía, entre otras, hoy comparten espacio con las metas presupuestales y financieras de las compañías y se han convertido en una forma de evidenciar su compromiso con la sustentabilidad del planeta. Y justamente para alinear a los líderes de las organizaciones con estos objetivos, cada vez más empresas están optando en Estados Unidos y Europa por vincular los bonos que recibe su management al cumplimiento de las metas en temas ESG.

Y la tendencia empieza a abrirse paso en las grandes empresas en América Latina. “El indicador de sostenibilidad de las planillas de desempeño de las subsidiarias forma parte del plan de incentivos de los CEO y de su primera línea de reporte. Los indicadores varían por empresa, dependiendo de las iniciativas priorizadas en cada una y que están alineadas con el core de su negocio y sus prioridades estratégicas”, cuenta Darice Gubbins, head de Sostenibilidad del holding financiero multilatino Credicorp.

Según el estudio “ESG and Executive Compensation: Hearing from board members globally”, de la multinacional británica de gestión de riesgos, corretaje de seguros y asesoría Willis Towers Watson, que entrevistó a 170 miembros de la junta en más de 20 países, casi cuatro de cada cinco encuestados (78%) planea cambiar la forma en que usan los ESG con sus planes de incentivos ejecutivos durante los próximos tres años.

De hecho, el 41% piensa introducir medidas ESG en sus planes de incentivos a largo plazo durante los próximos tres años, mientras que el 37% estima que introducirá medidas ESG en sus planes anuales de incentivos. Esta misma encuesta identifica que la inclusión de los criterios ESG a las remuneraciones son una preocupación más visible en Europa, Asia Pacífico y Norteamérica.

En América Latina, sin embargo, no son muchas las empresas que bonifican a los ejecutivos C-Level cuando se cumplen las metas de sostenibilidad. Si bien cada vez hay más casos como el de Credicorp, todavía no se producen de forma masiva. “Existen algunas empresas que ya comienzan a hacerlo, porque ven una oportunidad interesante en las finanzas sostenibles«, dijo Eduardo Aguinaga, profesor de EGADE Business School de México.

Algunos de los objetivos incluyen que para 2025 la totalidad de sus envases de plástico serán rellenables, reutilizables, reciclables o transformables en compost y y que para 2030 esperan reciclar o reutilizar todos los residuos generados en sus centros, entre otras metas.

Camino a la sustentabilidad

Pero ¿Cómo se puede iniciar un camino hacia la sustentabilidad?. A juicio del CEO de Green Logistics, Rodolfo García, independientemente del tamaño de la empresa, sea pequeña, mediana o grande, todos pueden iniciar este recorrido. Lo importante es dejar siempre en claro que el camino a la sustentabilidad no es un costo si no una inversión Ahora, en cuanto al camino hacia la sustentabilidad se deben tener claro varios aspectos, indica.

Por un lado entender el contexto global, esto es, es saber dónde está parada la empresa en términos de cultura, colaboradores y conexión respecto al cambio climático. Medir la Huella de Carbono y sacar una radiografía del nivel de sustentabilidad de la operación; entender las tendencias de los consumidores finales; diseñar una estrategia sustentable y tener planes de certificación y de mitigación.

A ello se debe sumar la elaboración de un sólido plan de marketing y comunicación interna y externa y tener un compliance ambiental para mantenerse a la vanguardia con las tendencias mundiales y regulaciones que puedan afectar a la empresa.

ventajas de este camino

Las ventajas de la logística sustentable son varias: Según Rodolfo García al sumarse una empresa a la sustentabilidad puede  establecer un marco de optimización de eficiencia cuantificable y medible en tiempo, así como controlar las fugas operacionales que son ineficiencias, además de generar eficiencias sin la necesidad de realizar inversiones significativas.

A ello se suma el  logar un interesante refuerzo de la imagen corporativa de la compañía en cuestión y la marca, así como compartir visiones, desafíos y metas sustentables con las corporaciones globales. «Además, las empresas de logística sustentable tiene la posibilidad de crear clientes fieles al emprender campañas  de comunicación y marketing que agreguen valor a la marca, junto con fortalecer la cultura operacional de la empresa y darle un propósito que la hace más atractiva o valorada para su equipo de trabajo y sus colaboradores», comenta

Una empresa con cultura sustentable es más atractiva para inversionistas. «No se debe olvidar que las empresas deben tener en cuenta que al aplicar una logística sustentable en su organización, brindarán una serie de beneficios por lo que valdrá la pena toda la inversión inicial que deba hacerse para lograr la implementación de este sistema. Además, se convertirán en defensoras del medioambiente teniendo gran ventaja sobre otras y de ese modo garantizar una gestión eficiente en la cadena de abastecimiento», indicó el CEO de Green Logistics.

Relacionada: Empresas de transporte debaten sobre tecnología, sostenibilidad y eficiencia