Empresarios rusos solicitan a Putin el fin de la guerra

En las últimas horas, y debido a los constantes ataques de Rusia a Ucrania, los multimillonarios Mikhail Fridman y Oleg Deripaska rompieron filas con el Kremlin y pidieron tajantemente el fin de la guerra. Es más, Fridman, que nació en el oeste de Ucrania, escribió en una carta al personal que quería que «terminara el derramamiento de sangre».

Según publica CNN, en la misiva Fridman expuso que «mis padres son ciudadanos ucranianos y viven en Lviv, mi ciudad favorita. Pero también he pasado gran parte de mi vida como ciudadano ruso, construyendo y haciendo crecer negocios. Estoy profundamente apegado a los pueblos ucraniano y ruso y veo el conflicto actual como una tragedia para ambos».

Agregó que «esta crisis costará vidas y afectará a dos naciones que han sido hermanas durante cientos de años. Si bien una solución parece terriblemente lejana, sólo puedo unirme a aquellos cuyo ferviente deseo es que termine el derramamiento de sangre».

Cabe destacar, que Fridman es presidente de Alfa Group, un conglomerado privado que opera principalmente en Rusia y los antiguos Estados soviéticos que abarca la producción de agua mineral, banca, seguros y comercio minorista. Fridman tiene un patrimonio neto de 11.400 millones de dólares, según el índice de multimillonarios de Bloomberg.

El multimillonario también es presidente de Alfa Bank, la cuarta firma de servicios financieros más grande de Rusia y su banco privado más grande. Alfa Bank fue golpeado la semana pasada por sanciones que le impedirán recaudar dinero a través del mercado estadounidense.

El llamado a la paz de Fridman fue repetido por Deripaska, un multimillonario que hizo su fortuna en el negocio del aluminio. «¡La paz es muy importante! ¡Las negociaciones deben comenzar lo antes posible!«, dijo Deripaska en una publicación en Telegram. También abordó la situación económica en una serie de publicaciones cuando el rublo se derrumbó y el mercado de valores de Rusia no se abrió para el comercio.

«Realmente quiero aclaraciones y comentarios inteligibles sobre la política económica para los próximos tres meses«, dijo Deripaska, y agregó que la decisión del banco central de aumentar drásticamente las tasas de interés y obligar a las empresas a vender moneda extranjera es la «primera prueba de quién está realmente pagando por este banquete. Es necesario cambiar la política económica, tenemos que acabar con todo este capitalismo de Estado».

Deripaska salió de la caótica lucha por los activos tras el colapso de la Unión Soviética con una enorme fortuna, que Forbes estimó en 28.000 millones de dólares en 2008. En 2018 fue sancionado por Estados Unidos, quien señaló que el oligarca «no se separa del Estado ruso».

Los oligarcas de Rusia se enfrentan al caos económico y al castigo de Occidente después de que el presidente Vladimir Putin ordenara a sus tropas entrar en Ucrania la semana pasada. Estados Unidos y sus aliados, incluido el Reino Unido, han respondido con sanciones contra las personas ricas cercanas al Kremlin.

Estados Unidos incluso está apuntando a las familias de los oligarcas, un nuevo paso destinado a erosionar el apoyo a Putin entre la élite de Rusia. Es más, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos sancionó a los hijos de dos de los funcionarios más cercanos a Putin. “Las élites cercanas a Putin continúan aprovechando su proximidad con el presidente ruso para saquear el estado ruso, enriquecerse y elevar a sus familiares a algunos de los puestos más altos de poder”, dijo finalmente el Departamento del Tesoro al anunciar las sanciones.

Relacionada: Rusia establece restricciones a Reino Unido en su espacio aéreo