El transporte de contenedores será testigo de una ¿Guerra de tarifas en 2023?

Existe una volatilidad significativa en el mercado que continúa perturbando la industria del transporte de contenedores. Con un importante exceso de oferta de contenedores y una mayor afluencia de más TEU en 2023, las líneas navieras continuarán reduciendo la capacidad de los buques y suspendiendo los servicios con considerables salidas en blanco. (blank sailings).

En un aviso reciente, Maersk indica que continuará «haciendo ajustes de capacidad en los servicios de Asia a América del Norte, Europa y el Mediterráneo para alinearse mejor con las fluctuaciones de la demanda». Observamos una tendencia similar que se repite en la industria, dijeron desde Container xChange, plataforma en línea para la logística de contenedores.

“En 2023, existe una gran posibilidad de una guerra de precios total. No parece que las restricciones de capacidad que hemos visto en los últimos dos años regresen, por lo que tendremos una amplia capacidad tanto en el lado del buque como en el del contenedor. Con la dinámica competitiva en la industria del transporte marítimo de contenedores y de línea, no espero que los grandes jugadores se detengan, y sí esperamos que los precios bajen a costos casi variables. También prevemos la consolidación del mercado”, comentó Christian Roeloffs, cofundador y CEO de Container xChange.

Esto comienza con el incumplimiento inicial de los transportistas y la reducción de su flota. Recientemente, hubo noticias sobre CHINA United Lines, un transportista emergente en los servicios transpacíficos y Asia-Europa, que corre el riesgo de incumplir en un contrato de fletamento que involucra a más de 10 portacontenedores.

“Hasta el año 2023, los FFWW podrán ir mucho de compras y habrá mucho espacio para la negociación, especialmente en las primeras partes del año. Las tarifas de los contratos seguirán su ejemplo a medida que las tarifas al contado caigan significativamente”, añadió Roeloffs.

“Seguiremos viendo esfuerzos hacia la diversificación del abastecimiento y la fabricación de la cadena de suministro fuera de China. Esta es una visión a largo plazo y necesitará visión y estrategia de las empresas que buscan una cadena de suministro más resistente. Seremos testigos de un aumento en los volúmenes de contenedores dentro de Asia y surgirán más países como alternativas potenciales como Vietnam, India y más”.

“En un entorno en el que habrá márgenes más estrechos para los agentes de carga y los comerciantes, el costo lo será todo. Los líderes buscarán formas de eficiencia y sostenibilidad empresarial. La tecnología ofrece una gran oportunidad para que los líderes minimicen el riesgo con la visibilidad y la transparencia de los datos, al mismo tiempo que mantienen una cartera de socios saludable que ayuda enormemente en tiempos de prueba”.

“El control estricto de los costos se vuelve primordial para los FFWW en el año 2023. Si bien, por un lado, habrá una gran negociación con las líneas navieras y, por otro lado, la optimización de los costos operativos será crucial para los transportistas. Habrá un control cuidadoso de los cargos por sobrestadía y detención, por ejemplo, cargos de seguros, reclamos, etc. A medida que la capacidad en el lado del océano se vuelve más abundante, existe un caso comercial válido para usar SOC que no solo ofrecen flexibilidad sino también un mayor control para los transportistas”, dijo el Dr. Johannes Schlingmeier, cofundador y CEO de Container xChange.

Para pensar en la situación desde una perspectiva más macro, parece que lo que experimentamos en los últimos tres años es una reacción natural de las fuerzas del mercado de la oferta y la demanda como resultado de las interrupciones como covid-19 y los cierres posteriores, la guerra en Ucrania, riesgos geopolíticos y muchos más. Los precios de los contenedores se dispararon poco después del golpe de la pandemia porque no había suficientes contenedores para satisfacer la creciente demanda y fue entonces cuando los minoristas e importadores comenzaron a almacenar con mucha más anticipación para evitar las históricas congestiones portuarias.

La temporada previa al peak en 2022 vio un rendimiento récord de contenedores en puertos de gran importación. Ahora que se han llenado las existencias, la demanda se está desplomando. La inflación y la crisis energética están conduciendo a un gasto cauteloso que tendrá su propio impacto en la industria de contenedores. La industria naviera sobrevivirá a esto, y nuevamente comenzaremos a ver niveles de actividad normales en el futuro, aunque no en el futuro inmediato. Lo bueno es que lo peor ya quedó atrás.

Si quieren leer más a fondo pueden descargar el informe «Dónde están todos los contenedores» ACÁ