El proceso de compra se moderniza gracias a la Inteligencia Artificial

La implementación de la Inteligencia Artificial en el retail estará detrás de muchas de las experiencias que demandarán los consumidores en 2022. Esto, a pesar de que uno de cada cinco consumidores europeos confiesa que nunca ha oído hablar de esta tecnología o desconoce cómo se utiliza.

Es que la Inteligencia Artificial está cada vez más presente en los diferentes momentos del proceso de compra, ya sea en establecimientos físicos o a través del canal online. Los expertos de NovaQuality, en su publicación en Dir&Ge, avanzan algunas funcionalidades que agilizan las decisiones y tiempos de compra y conectan emocionalmente con el usuario:

1. Stock inteligente

El conocimiento del perfil de cada cliente posibilita que un eCommerce le muestre la oferta disponible de forma personalizada, priorizando aquellos productos y servicios que más le interesan. Esta funcionalidad también se puede trasladar a las tiendas físicas, proporcionando esa información al vendedor, incluso desde el mismo momento en el que el cliente entra en el establecimiento y se conecta su teléfono móvil.

2. Ayuda en la evaluación del producto

La inteligencia del dato puede ser un aliado del consumidor en la toma de decisiones, con soluciones tecnológicas desarrolladas a la medida de una marca. Es especialmente interesante para productos y servicios en los que influyen muchas variables en su elección, como tecnología, seguros, viajes, etc.

3. Asistencia virtual

Desde los chatbot “humanizados” pasando por la posibilidad de que el móvil se convierta en nuestro asistente cuando estamos perdidos en un comercio y no hay dependientes disponibles.

4. Disponibilidad de stock

Ese mismo asistente informará al cliente de manera instantánea, sin esperar a ser atendido por un dependiente, de si hay disponibilidad de una talla o un modelo en el establecimiento en el que se encuentra o en qué otro punto puede encontrarlo dentro del entorno más cercano.

5. Venta cruzada

Siguiendo en esa línea, el asistente no sólo ofrecerá información sobre precios o modelos, sino que también será capaz de proponer productos alternativos o complementarios, adaptados a los intereses y necesidades del usuario, aumentando así el ticket medio.

6. Experiencias ágiles

Las nuevas generaciones digitales están acostumbradas a la inmediatez y penalizan cualquier proceso que sea lento y tedioso. La agilidad tiene que primar ya sea una compra online o física, y aquí la disponibilidad de información del usuario y su correcto tratamiento actúan como aceleradores.

7. Logística sostenible

El consumidor poco a poco empieza a ser consciente de que el transporte de mercancías está adquiriendo unas dimensiones nunca vistas y que eso tiene un gran impacto medioambiental. La optimización de rutas, el agrupamiento de envíos, la reducción de entregas fallidas…, son aspectos que valorará positivamente y que pueden mejorarse de forma notable gracias a la Inteligencia Artificial.

Relacionada: ¿Inteligencia Artificial para digitalizar el transporte ferroviario?