El petróleo se desploma hasta lo impensado y llega a un precio bajo cero

Hace casi 35 años que el precio del petróleo no se desplomaba de ésta manera, en una tormenta perfecta entre la pandemia por el coronavirus y la guerra de precios entre Arabia Saudita y Rusia, que pese a haber finalizado, las medidas no han logrado detener los efectos negativos.

El petróleo se ha enfrentado a sus propios efectos colaterales con un mercado con un exceso de oferta masivo y, un tercero efecto que es, no tener lugares donde almacenar los barriles físicos.

A pesar del acuerdo de producción sin precedentes por parte de la OPEP y los miembros aliados hace una semana para frenar el suministro, se ha vuelto demasiado tarde ante las cuarentenas que reducen la demanda mundial de crudo en aproximadamente un tercio dijo Bloomberg.

«Las refinerías están rechazando barriles a un ritmo histórico y con los niveles de almacenamiento de los EE.UU. llegando a su límite, las fuerzas del mercado infligirán más dolor hasta que lleguemos al fondo o el COVID se solucione, lo que ocurra primero, pero parece ser lo primero».

Desde el comienzo del año, los precios del petróleo han caído en más del 80%, o US$50 por barril.

Relacionadas: Récord de 160 millones de barriles de petróleo ya almacenados en el mar

Sin un final a la vista, y los productores de todo el mundo continúan bombeando, lo que está causando una gran venta entre los traders que no tienen acceso al almacenamiento.

Hay signos de debilidad en todas partes. Los compradores en Texas están ofreciendo tan solo US$2 por barril, lo que aumenta la posibilidad de que los productores pronto tengan que pagar para que les quiten el crudo de sus manos.

Las reservas de crudo en Cushing, el centro de almacenamiento clave de los EE.UU. y punto de entrega del referente West Texas Intermediate (WTI), han aumentado 48% a casi 55 millones de barriles desde finales de febrero. El centro tenía una capacidad de almacenamiento de trabajo de 76 millones al 30 de septiembre, según la Administración de Información Energética.

Precios Bajo Cero

Un “precio bajo cero o precio negativo” significa que quien produce o tiene un bien le paga a otro para que se lo lleve. En economía, es un concepto que normalmente se asocia a la disposición y almacenamiento de desechos nucleares o de basura señala InfoBae.

Los precios a futuro del petróleo estadounidense de referencia West Texas Intermediate (WTI) se desplomaron este lunes a niveles históricos, llegando incluso a cotizarse en negativo.

Al inicio del día, el WTI había empezado cotizándose en torno a los US$18 pero en la jornada de este lunes, el desplome llegó a situarlo en US$-37,63. En negativo, algo sin precedentes, dijo BBC Mundo.

La caída fue impulsada por una cuestión técnica en el mercado de petróleo, que se comercia con su precio futuro y los contratos para mayo van a expirar este martes. 

Relacionadas: El lucrativo negocio de almacenar petróleo en el mar

Los operadores buscaban deshacerse de esos contratos para evitar tener que hacerse cargo del costo del traslado y almacenamiento de algo para lo que la demanda es tan baja ahora mismo.

Arrastrado por el WTI, el petróleo Brent (referencia en Europa y el resto del mundo) para entrega en junio cayó un 8,9% este lunes hasta los US$25,58.

Entrada de fondos

A pesar de la debilidad de los precios, los inversores minoristas continúan invirtiendo dinero en futuros del petróleo. El ETF del Fondo de Petróleo de EE.UU. experimentó un récord de US$552 millones el viernes, llevando las entradas totales la semana pasada a US$1.6 mil millones.

El colapso de los precios está repercutiendo en toda la industria petrolera. Los exploradores de crudo cerraron el 13% de la flota de perforación estadounidense la semana pasada.

Relacionadas: Con histórico recorte de producción termina guerra de precio del petróleo

Si bien los recortes de producción en el país están ganando ritmo, no está sucediendo lo suficientemente rápido como para evitar que el almacenamiento se llene a niveles máximos, dijo Paul Horsnell, jefe de productos de Standard Chartered.

«La psicología de fondo en este momento es enormemente bajista», dijo Michael Lynch, presidente de Strategic Energy & Economic Research Inc en una entrevista telefónica.

«La gente está preocupada porque vamos a ver tanta acumulación de inventario que será muy difícil arreglarlo en el corto plazo y habrá muchas dificultades en el mercado».

«La gente está tratando de deshacerse del petróleo y no hay compradores», finalizó.

Suscríbete y activa las notificaciones | Síguenos en RR.SS. @mascontainer